Compartir
La ruta del vino chileno: Colchagua

La ruta del vino chileno: Colchagua

El centro de la hermosa Chile está cruzado de ríos y valles fértiles que se extienden de este a oeste y dan sitio a una de las zonas vitivinícolas más renombradas de los llamados vinos del nuevo planeta.

Uno de los valles más conocidos y más visitados es colchagua, el cual posee una propuesta turística muy atractiva, ademas de que, se encuentra muy próxima a la ciudad de Santiago de Chile y del Pacifico.

Cabernet Sauvignon, Carmenere, Syrah, Pinot Noir, Sauvignon Blanc y Chardonnay son algunas de las más distinguidas cepas que mejor se dan, variando en sus características de acuerdo con la latitud en la que se producen. Los valles de Aconcagua, Casablanca, San Antonio-Leyda, Maipo, Cachapoal, Curicó y Maule acompañan al de Colchagua como destinos para gozar de visitas a bodegas y degustaciones a lo largo de todo el año.

Por si fuera poco, el vino es la mejor excusa para conocer la increíble geografía de chile, donde valles son comunicados con la Cordillera de los Andes y en los que se puede hacer muchas actividades, tales como cabalgatas, recorridos en bici, o paseos por museos u otros sitios históricos.

Vale destacar, que Chile ya hace años que utiliza tecnología de última generación para aprovechar al máximo las diferencias de la topografía y los climas, consiguiendo una extensa diversidad de vinos de gran calidad, y sabor.

Los vientos proceden del mar y de las montañas, las parras plantadas en laderas del valle, con mayor o bien menor, exposición al sol, y el régimen de lluvias son variables por lo que se producen vinos muy característicos, con las peculiaridades de cada zona, lo que hace dificil no querer probarlos.

Sin dudas, la Ruta del Vino de Colchagua es la más conocida de Chile. Este valle se sitúa a 150 kilómetros al sur de Santiago de Chile, en la región VI y en las localidades de Santa Cruz y San Fernando como referencia.

También se puede hallar pequeños pueblos de gran interés turístico, que valen la pena conocer, como por ejemplo Chimbarongo, Lolol o bien Pichilemu. El río Tinguirrica cruza la zona. El nombre de Colchagua significa sitio de pequeñas lagunas en mapudungun, una zona muy llamativa.

Como detalle debemos saber que, esta zona fue parte del gran imperio inca, y más tarde, se convirtió en el sitio escogido por las familias de la aristocracia Chilena para edificar grandes mansiones, muchas de las cuales aún prosiguen en perfecto estado.

En esta ruta turística del buen sabor se incluyen, nada menos que, 13 bodegas productoras de diferentes vinos tintos y blancos. Ellas son accesibles a través de distintos tours y rutas de vino, en los que se recorren los viñedos y en las que se organizan diferentes degustaciones de vinos a lo largo de toda la zona vitivinícolas.

Entre los sitios mas especiales, el pueblito de Chimbarongo es muy conocido por sus hermosas artesanías de mimbre. Por su parte, Lolol, es un pueblo que cuenta con el renombre de ser la zona típica, o podría decirse la más pintoresca, según las categorías otorgadas por el Consejo de Monumento Nacionales. Esto se debe gracias a los sacrificios que se han efectuado en la zona y en el poblado de Lolol para sostener la bella arquitectura colonial de los siglos pasados.

Ruta del vino: valle de Colchagua

La ruta del vino se extiende hasta el océano Pacífico, con el balneario de Pichilemu, muy elegidos para la practica del surf, situado a cuarenta kilómetros de Santa Cruz. Donde se puede visitar el Museo de Colchagua, que aun mantiene ciertas las cosas más esenciales en lo que se refiere al patriomino cultural nacional de chile

También debemos mencionar que, en la hermosa ciudad de Santiago de Chile, se ofrecen múltiples actividades y formas de gozar de esta preciosa ruta del vino, con tours conforme al interés y al bolsillo del viajero. Entre las muchas opciones turísticas se pueden incluir, la irresistible combinación de vino con playas, bicicleteadas entre bodegas para los más deportistas, vuelos en helicóptero por la hermosa zona, extensas cabalgatas, y talleres de introducción al vino, además de las noches de astronomía, y los recorridos por los distintos viñedos y bodegas más característicos de la región.

Dejar un Comentario