Notice: Undefined variable: post_id in /home3/q6r8b8q0/public_html/losvinos.com.ar/wp-content/plugins/accelerated-mobile-pages/includes/redirect.php on line 168
¿Cómo se toma el Vino tinto? Consejos ¿Que copa usar? Tipos y más

¿Cómo se toma el Vino tinto? Consejos y recomendaciones

50 años hace

¿Cómo se toma el vino tinto? ¿Como debemos tomar el vino tinto? Beber vino tinto es más que llevarlo a la boca y esperar, tomar una copa de este delicioso caldo es poder gozar de una experiencia sensorial que deja mucha satisfacción.

Existen algunas condiciones a las que sin saber sometemos una botella de vino tinto alterando notablemente su sabor, acidez y equilibrio logrando sin querer servir un caldo que puede no llegar a gustarnos y que pierde sus condiciones naturales.

Es por ello que te daremos algunos consejos importantes que puedes aprovechar a la hora de disfrutar de una copa de vino tinto que evitarán que alteres el caldo y goces de su plenitud y encanto.

+6 Consejos prácticos para tomar vino tinto

No necesariamente los consejos expuestos aquí son los únicos que te pueden guiar a la hora de servir una copa vino tinto, pero son parte de los más importantes pasos que puedes seguir para tener una experiencia sensorial plena que te permita disfrutar abiertamente del vino tinto.

1.- Servir el vino tinto a su temperatura ideal

Sabemos que los tipos de vinos tintos tienen su propia temperatura, por ejemplo, los vinos jóvenes se recomiendan servir dentro de una temperatura que oscile entre los 15°C y los 16°C, mientras que los vinos de crianza se recomiendan servir a una temperatura que esté dentro de los 16°C y los 17°C, pero en cambio los vinos reservas y grandes reservas es preferible disfrutarlos cuando estén entre los 17°C y los 18°C.

Por ende, la temperatura ideal de servicio del vino tinto está entre los 15°C y los 17°C, lo que le permitirá mostrarse abiertamente en cuanto a su carga aromática y tánica, es un vino que no se toma frío, se toma más a temperatura ambiente.

Para enfriarlo podemos colocarlo en un balde con hielo durante al menos 10 minutos antes de servirlo, esto permitirá que el vino tome la temperatura adecuada, y cuando estemos en invierno podemos dejarlo en un lugar fresco de la casa que con seguridad tomará su temperatura ideal permitiéndote disfrutar de todo su bouquet.

2.- Dejar respirar el vino tinto

Esto es muy importante, el vino tinto genera muchas sustancias durante los meses de su embotellamiento, por lo que al abrir la botella muchas de ellas necesitan un pequeño tiempo para liberarse o transformarse.

Esto es conocido como oxigenación, una fase que le permite al vino tinto liberar sus cualidades organolépticas, por lo que se recomienda que le dejemos respirar durante unos minutos antes de servirlo en la copa.

3.- Servir el vino tinto en la copa

Una vez que dejamos respirar el vino tinto procedemos a servirlo en la copa, si prefieres utilizar un vaso también puedes hacerlo, sin embargo al servirlo en la copa debes poner atención.

Ya que lo ideal es no llenarla y agarrarla por el tallo con la yema de los dedos, esto evitará que calentemos el caldo tinto y que además no se marquen las huellas en el cáliz de la copa.

4.- Oler el vino tinto

Oler el vino tinto mientras lo mueves contribuirá en que puedas apreciar todos sus aromas, y es que podemos encontrar una gran gama de notas frutales, florales, herbáceas y minerales que le dan personalidad e identidad, además esto logra agradar el paladar involuntariamente y abre el apetito.

5.- Prueba el vino tinto

Este paso es uno de los mejores, para disfrutar basta con dar un sorbo a la copa y moverlo dentro de la boca, lo que hará que tus papilas gustativas absorban su sabor, luego es bueno mantenerlo durante 5 a 10 segundos antes de tragarlo y disfrutar de la exposición que deja su regusto.

Es recomendable beber el vino tinto con sorbos pequeños para poder disfrutarlo mejor ya que suele venir acompañado de un sabor intenso.

6.- Maridar el vino tinto con el plato adecuado

Cuando queremos acompañar nuestras comidas con una copa de vino tinto, es necesario que tengamos en cuenta los factores que potencian el sabor de este caldo y que permitirán disfrutar mejor de la comida.

Los vinos tintos son una opción perfecta para acompañar pescados con mucho sabor, guisos de pescado, carnes en todas sus presentaciones incluyendo desde luego las de caza,  embutidos, legumbres, vegetales y quesos.

Los 5 errores más comunes al momento de tomar vino tinto

Muchas veces desconocemos como es la forma adecuada de tomar el vino tinto, por ellos caemos en errores que alteran el sabor, temperatura y aroma de este delicioso caldo.

Los errores más comunes a la hora de tomar vino tinto

1.- Colocar dentro de la nevera la botella de vino tinto

Esto es un grave error, la temperatura ideal de servicio del vino tinto ya conocemos que es casi a temperatura ambiente, por lo que servirlo frío es un grave error.

Ya que esto no permite que el vino se muestre como debe ser y altera su sabor, acidez y equilibrio cambiando su calidad, además de que la nevera mata poco a poco el sabor del vino tinto.

2.- No dejar respirar el vino tinto

Como bien sabemos lo ideal es antes de servirlo en la copa o vaso dejar que el vino respire durante unos minutos, no hacerlo no permite que el aroma se pueda abrir y liberar el regusto cerrado que pueda tener alterando de alguna forma así la calidad del vino tinto.

3.- Llenar la copa completamente

Llenar la copa de vino tinto completamente es innecesario, basta con llenar la mitad de la copa para poder disfrutar completamente del vino y deleitar el paladar con su gama de cualidades tanto aromáticas como de sabores que lo hacen una delicia.

4.- Tomar la copa por el cáliz

Esto no debe hacerse, agarrar la copa por el cáliz deja las huellas marcadas y calienta el caldo, por lo que alteramos directamente su sabor. Lo ideal es agarrarla por el tallo con la yema de los dedos, esto permitirá que el vino suelte todo su esplendor lentamente.

5.- Remover demasiado el vino tinto

Podemos darle unas vueltas al vino tinto dentro de la copa, pero no es necesario removerlo mucho ya que esto oxidará el caldo perdiendo además su bouquet más rápidamente al entrar en contacto con el aire.

La Copa de Vino Tinto y sus partes

La copa es un artículo importante a la hora de disfrutar de un buen vino tinto, ya que a través de ella podemos cambiar y mejorar el sabor del vino. Una copa no sirve exclusivamente para beber, sino que además es un elemento de evaluación del vino que vamos a degustar.

Conozcamos cuáles son las partes que conforman una copa.

Partes de una Copa de Vino Tinto

La copa de vino está compuesta por tres partes: Cáliz, Tallo y Pie o Base

  • Cáliz: Es la zona donde se deposita el vino, y su forma depende del tipo de vino, también es conocida como balón ó cuerpo de la copa.
  • Tallo: Es el que une la base y el cáliz y debe ser lo bastante largo para que no se toque el cuerpo de la copa.
  • Pie o Base: Es la parte que sujeta la copa, y puede ser circular, cuadrada, lisa, tallada, etc.
Partes de la copa de vino tinto

Así mismo las copas de vino tinto cumplen una serie de requisitos que permiten sostener el caldo sin alteración y permitiendo que este pueda desplegar todas sus virtudes una vez es servido.

Características de la Copa de Vino Tinto

La copa de vino tinto es un aliado importante a la hora de disfrutar de este delicioso caldo, no es un estereotipo o cliché, es necesario que cumpla con algunas normas para no alterar su calidad.

  • El material con el que se elabora la copa debe ser cristal o vidrio lo más fino posible, transparente e incolora, para poder percibir el color del vino.
  • La copa debe poseer paredes muy delgadas e incoloras, sin tallado u otros motivos ornamentales.
  • Debe ser de tamaño lo bastante grande para verter en ellas el vino suficiente, recordando que un tercio es lo ideal,
  • El tallo debe tener entre cuatro y cinco centímetros de altura para evitar que los dedos toquen el cuerpo de la copa y alteremos su calidad.

¿Cuáles son los tipos de Copas para tomar vino tinto?

Para cada tipo de vino existe una copa diferente, todas ellas comparten características comunes pero cada vino utiliza determinadas copas que potencian sus cualidades y permiten un mayor disfrute al momento de su degustación.

Tipos de copa de vino tinto

Conozcamos las copas que se utilizan para tomar vino tinto y no alterar su composición.

Copa Borgoña

Es una copa grande de cáliz voluminoso y algo barriguda con cuello ancho y de tallo proporcionadamente largo, lo que permite que suban más los aromas, y que el vino respire, se abra completamente mostrando todas sus cualidades aromáticas.

Es una buena copa para los vinos que han pasado una temporada larga en barrica y luego en botella, aquellos caldos complejos que necesitan oxígeno para despertarse. Su altura es de casi 250 milímetros,

Copa Burdeos

Es una copa muy amplia y alta, está especialmente diseñada para oxigenar los vinos tintos muy elaborados como el Cabernet o el Merlot, posee una apertura más o menos de seis centímetros que permite acercar la nariz con facilidad y aspirar el aroma del caldo al mismo tiempo que se ingiere.

Su altura es aproximadamente de 270 milímetros.

Copa Cabernet Sauvignon

Es una copa de gran tamaño que permite desarrollar plenamente el bouquet del vino tinto, armonizar los aromas y sabores, suaviza los bordes ásperos, ensalza el carácter frutal del vino y permite equilibrar el caldo. La altura de esta copa es aproximadamente de 265 milímetros.

Copa Pinot Noir

Es una copa de gran tamaño ideal para vinos tintos con cuerpo, y que poseean más de 12.5% de alcohol, con taninos moderados y alta acidez. Su diseño permite el flujo del líquido hacia la zona del paladar que se encarga de distinguir los sabores afrutados del vino. Su altura es de de 238 milímetros.

Así bien podemos determinar entonces, que para los vinos tintos es necesario utilizar una copa amplia y panzuda que facilite su oxigenación sin dispersar los perfumes. Para los tintos bien estructurados, de gran calidad, con contenido alcohólico elevado y ricos en aromas.

Es necesario utilizar una copa amplia, ya que favorece la percepción armónica de las sensaciones que generan, mientras que para los tintos de envejecimiento mediano es bueno utilizar una copa amplia y redondeada, que permite exaltar los matices del bouquet.