Saltar al contenido
Inicio » Corcho de vino roto ¿Cómo solucionarlo? ¿Cómo evitar que se rompan?

Corcho de vino roto ¿Cómo solucionarlo? ¿Cómo evitar que se rompan?

Solucion a corcho de vino roto

¿Cómo solucionar un corcho de vino roto? ¿Cómo evitar que se rompa un corcho de vino? Descorchar una botella de vino, aunque pueda parecer algo simple, también puede terminar complicándose, y es que hay veces en las que el corcho se rompe y no sabemos qué hacer.

El corcho cumple una función importante dentro de la botella de vino, y es que es responsable de no dejar pasar aire hacia dentro y líquido hacia afuera, por lo que no es cualquier cosa de la que estamos hablando.

Podemos tomarnos un tiempo cuando queremos descorchar la botella de nuestro caldo preferido y utilizar el sacacorchos, pero de pronto se torna difícil y termina rompiéndose por la mitad y entonces nos vemos en aprieto y nos preguntamos

¿Por qué se puede romper un corcho de vino y cómo solucionarlo?, y es que ahora estamos en aprietos y no sabemos que sigue.

Corcho de vino roto ¿Cómo solucionarlo?

Es probable que en algún momento suceda que estamos en una reunión con amigos o familiares y queremos darle un toque perfecto a la velada y saquemos la botella de nuestro vino preferido.

Y justo cuando estamos descorchando, pues nos topamos con qué éste se rompe, un momento embarazoso que nos pone en aprietos.

Pero, ¿Por qué se rompe un corcho de vino?, las razones por las cuales se rompe un corcho de vino tiene que ver directamente con la forma en la que se guarda la botella.

Sin embargo, la razón más común es el tiempo de vida de la botella ya que con el correr del tiempo el corcho, por ser un material delicado, puede degradarse y quebrarse fácilmente.

Si queremos abrir una botella de vino y encontramos que el corcho se rompe no es muy complicado solucionarlo, si se tienen a la mano ciertas herramientas y ciertos consejos, se puede salir airoso del embrollo y disfrutar completamente de ese caldo favorito y que a todos vuelve locos.

¿Cómo podemos evitar que un corcho de vino se rompa?

La mejor forma de solucionar el conflicto que puede generar que el corcho de nuestra botella de vino se rompa es utilizando un sacacorchos, la herramienta ideal que nunca puede faltar en nuestra casa.

Y es que al utilizarla nos permite extraer el tapón sin ningún tipo de inconveniente, además se ha diversificado para darle mejores opciones a los amantes de esta célebre bebida.

Hoy en día existen incluso algunos sacacorchos especiales llamados Ah-so que tendremos que introducir dentro de la botella y está formado con láminas que se colocan entre el vidrio y el tapón.

Primero se debe meter la lámina larga, luego la corta, girar, tirar con cuidado y seguramente conseguiremos sacar el corcho roto sin ningún tipo de problema y lo mejor de todo, sin alterar nuestro caldo.

Pero, si el corcho de nuestra botella de vino se rompe, y no tenemos a la mano este sacacorchos especial, podemos introducir el sacacorchos tradicional en el ángulo más oblicuo que sea posible. Acción que permitirá empujarlo hacia el cuello con un movimiento ascendente, siempre y cuando apretemos el corcho contra el cristal e intentemos sacar el corcho roto de una sola pieza con cuidado.

El vino es una bebida delicada, deliciosa y que suele acompañar la mesa en innumerables ocasiones, sin embargo, puede darse el caso de que al momento de servirlo notemos que el corcho está roto y no sepamos qué hacer.

Ahora, teniendo en cuenta que la mejor forma de solventar la situación sea con la utilización del sacacorchos, es muy probable que tengamos más tranquilidad si se presenta y salgamos airosos de la eventualidad.

¿Por qué se puede romper un corcho de vino?

Aunque no suele ser muy habitual en ocasiones pasa que cuando estamos descorchando nuestra botella de vino, en el proceso termina rompiéndose el corcho y dejándonos confundidos, haciéndonos mil preguntas en la cabeza mientras intentamos ver cómo solucionamos el detalle sin afectar el caldo.

Pero, ¿Por qué se puede romper un corcho de vino?, las razones por las cuales se puede romper un corcho pueden ser diversas, desde un corcho en mal estado hasta un corcho seco, entre otros aspectos.

El vino es una bebida delicada, que debe ser conservada de forma adecuada para evitar su alteración química y por supuesto el deterioro del corcho, es importante recordar que para mantener una botella de vino en óptimas condiciones debemos:

  1. Conservar la botella en un lugar seco y fresco
  2. Guardar la botella de vino en un espacio alejado de la luz artificial y solar
  3. Debemos mantener la botella en posición horizontal, lo que permite mantener el corcho húmedo y evita que se pueda secar, agrietar o incluso perder su volumen

Si el vino no ha sido almacenado teniendo en cuenta las consideraciones anteriormente descritas, puede verse afectado el corcho y justo al tratar de destapar la botella, se puede presentar que el corcho termine rompiéndose por la mitad.

Una botella almacenada en forma vertical por mucho tiempo permite que el corcho se reseque y por ende se encoja, lo que a su vez conlleva a que haya ingreso de aire y se produzca la oxidación del vino.

¿Cómo se elabora el corcho de una botella de vino?

El corcho se extrae de la corteza del alcornoque, de ella se sacan planchas que se deben secar para luego proceder a llevarlas a hervir, lo que permitirá que obtenga la flexibilidad y el grosor necesario para tapar una botella.

Una vez realizado el proceso se hace el corte mecánico de la plancha para luego darle la forma cilíndrica deseada para ser utilizada en una botella de vino.

La longitud de un corcho de botella de vino depende de la edad del caldo, aquellos que miden menos de 4 centímetros son los que se utilizan para tapar vinos jóvenes, mientras que los corchos más largos pueden superar los 5,5 centímetros y son los que se usan para los vinos con guarda.

¿Qué puede alterar el corcho de un vino?

Cómo ya hemos indicado la mala manipulación de una botella de vino puede terminar dañando el corcho, ese tapón esencial que evita el paso de aire a la botella y su oxidación, y por ende evita que pueda darse algún tipo de alteración química que termina por cambiar su composición y calidad.

Si la botella de vino no se coloca en la posición adecuada, a la larga termina por dañar el corcho, como hemos visto anteriormente, puede generar resequedad y agrietamiento lo que puede desencadenar que al tratar de destapar la botella de vino termine por romperse a la mitad.

La manipulación del vino debe llevarse a cabo bajo ciertos y rigurosos pasos que evitan que la botella sufra y termine el caldo cambiando su composición natural y su sabor sea transformado completamente, además, el tapón necesario que evita la entrada de aire o partículas externas se vea afectado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.