Vino Albariño: El rey de los vinos blanco

50 años hace

¿Has probado el vino albariño? El vino Albariño es una de las bebidas más características de la región gallega, ya que la uva albariño se procesa y cultiva en esta zona; además de que el sabor y aroma del licor se han expandido por todo el mundo.

Por tal razón, es importante conocer este y muchos otros detalles sobre la delicia del vino albariño. Así que si estás de visita en España, te recomendamos que no dudes en aceptar una copita de vino albariño, porque de rechazarla, es como si nunca hubieses estado de visita en la región gallega.

¿Qué es el vino Albariño?

El vino albariño es una vino blanco característico de España. La bebida es objeto de orgullo para los gallegos porque gracias a que la uva albariño se cultiva y produce, principalmente, en Galicia, el sabor y aroma del vino son reconocidos a nivel mundial.

El albariño es la uva que se utiliza para la producción del licor, de ahí su nombre. La fruta es longeva y no hace falta beber el vino el mismo año en el que se produjo. Por el contrario, se puede guardar por mucho más tiempo –si así lo prefiere el consumidor– y el sabor seguirá siendo igual de estupendo que el primer día.

El vino albariño es el rey del vino blanco en la región ibérica. Para el paladar resulta muy interesante su acidez y/o salado, lo cual se debe a la cercanía de las uvas con el mar. Es decir, que la uva absorbe la sal del mar y cuando es procesada traslada el sabor al vino, sabor que no es desagradable, sino apetecible.

Hay que acotar que la producción del vino albariño se lleva a cabo en otras regiones españolas, pero en menor medida si la comparamos con Galicia. Entre las regiones se encuentra Cataluña. Por otra parte, en el norte de Portugal también se cultiva el albariño, lugar donde la fruta es conocida como alvarinho o cainho branco.

La especialidad del vino albariño se debe a su sabor y aroma, siendo éste último una combinación de matices florales que estimulan, sobre todo, el sentido del olfato y del gusto. Así que una copa de vino no cae mal y mucho menos cuando se trata de conocer las bebidas típicas de una región ¿Y qué mejor manera de conocer el vino albariño que aventurándose a conocer más detalles?

Origen e historia del vino albariño

Según evidencias científicas, la uva albariño es una especie autóctona de Galicia y el norte de Portugal; no obstante, existen varias historias referentes al origen del albariño, que se sitúa en épocas y escenarios distintos.

Una de ellas, especialmente impulsada por Álvaro Conqueiro, cuenta que en el siglo XII los monjes de la Orden del Cister en un peregrinaje a Santiago de Compostela introdujeron la fruta albariño en Galicia, sembrando especímenes a lo largo y ancho de los Valles del  Camino de Santiago.

Así como esta, otras historias remontan estos orígenes a épocas anteriores, sosteniendo que fue Raimundo de Borgoña el introductor de la especie en España o afirmado que pudo haber llegado de la Europa Central junto a la invasión alemana.

Pese a la elevada fertilidad del fruto, la maduración es tardía, por lo que su cultivo no era especialmente excesivo, sino más bien una costumbre gallega para el consumo a nivel doméstico.

No fue sino hasta los años 60’ que se comenzó a recuperar la uva albariño bajo una producción artesanal y, además, escasa, pero bien recibida.

Poco a poco el número de las bodegas que producían el vino albariño fue creciendo de manera exponencial. Una de ellas –la de Santiago Ruíz– se destacó de las demás por sus técnicas innovadoras para conseguir un producto digno de orgullo, otorgándole a su dueño y fundador el título de Padre del Albariño.

Actualmente el albariño está presente en restaurantes cosmopolita a nivel mundial, especialmente apreciados por comensales en el Reino Unido y en los Estados Unidos, quienes se han ganado la fama de ser los mayores importadores de este vino de sabor poco dulce pero lleno de efervescencia y frescura.

Características del vino albariño

Las características del vino albariño radican en lo exótico de su sabor y aroma, así como en el color y el lugar de origen. Es una de las bebidas típicas de Galicia y se produce a base de la fruta albariño.

Los vinos albariños. se caracterizan por ser un exquisito vino blanco.

Actualmente el vino albariño está considerado bajo la denominación de origen Rías Baixas. Es decir, que sólo de la uva albariño se puede producir esta maravillosa bebida.

  • La uva el albariño
  • Es la preferida para elaborar vinos blancos en España y el mundo.
  • Tarda en madurar. Es decir, que el ciclo vegetativo del albariño es mucho mayor que el de otras uvas.
  • Tiene aromas frutales y florales.
  • La uva transformada en vino suele ser transparente, de tonalidad amarilla y/o verde claro, con destellos de luz que hacen atractivo, único y estimulante el vino albariño.

Color del vino albariño

El vino albariño es un vino blanco. Es decir, un vino que recorre las tonalidades del amarillo y el verde y que  irradia un brillo deslumbrante como el de un ópalo porque sí, nos situamos ante una rica y exótica bebida.

Sabor del vino albariño

El vino albariño es ácido y aromático. Pero… un momento. No hay nada de qué preocuparse porque:

  • Ofrece varios aromas frutales y florales. Varios comensales asocian el olor con el albaricoque y el jazmín, lo cual nos dice que nos encontramos ante una bebida tropical e ideal para un verano en la playa.
  • El vino albariño es muy agradable para el paladar porque produce una sensación de delicadeza y frescura, así como el primer chapuzón que nos damos en la playa al llegar el verano.

Contenido de alcohol del vino albariño

El contenido de alcohol del vino albariño alcanza casi el máximo de los vinos (15 grados). El contenido alcohólico del albariño oscila entre los 12 y 13,50 grados, dependiendo, principalmente, de la cantidad de azúcares en las uvas y de la forma de elaboración de la bebida.

En las viñas de Galicia, la plantación es muy amplia, lo cual es favorable para que la luz solar entre a las hojas, logrando con ello que las uvas maduren con elevados grados de alcohol y niveles de acidez.

Tipos de vino albariño

Los tipos de vino albariño se elaboran a base de la fruta albariño que es una variedad de uva blanca que produce mucha acidez y que se cultiva en España y Portugal, principalmente.

Según estudios de las variedades de uvas, las blancas descienden de las tintas al ser trasladadas a lugares más fríos. Pero a todas estas, ¿es posible otro tipo de vino de albariño como el tinto o rose? Sigamos leyendo y averigüémoslo.

Vino blanco del albariño

Como ya hemos dicho, el vino albariño es un vino blanco que se produce de la uva albariño, que es una variedad de uvas blancas. Actualmente son los vinos más valorados en Galicia por ser autóctonos de la zona, por su aroma y sabor que resultan refrescantes al paladar del comensal.

De las botellas de vino albariño cabe mencionar el Martín Codax que debe su nombre el trovador, también gallego, Martín Codax. La botella se hizo famosa en los años 80’ y hasta ahora se ha mantenido en el mercado.

Vino tinto del albariño

Como se ha mencionado, el vino albariño se produce gracias a una variedad de uvas blancas, lo que quiere decir que no es posible obtener un vino con un color distinto a ciertas tonalidades del verde y amarillo.

Sin embargo, Marisa Gil, experta en el tema, señala que en El Palacio de Fefiñanes (Galicia, España) existe una plantación “a la que toda la vida llamamos albariño tinto”, comentando además que “Físicamente el racimo se parece, tanto en el diámetro de la uva como en el tamaño del racimo”.

Por lo pronto, mientras esperamos resultados de estudios genéticos que comprueben la vinculación de las plantaciones tintas y blancas, el vino albariño es un vino blanco.

Por otro lado, es posible que un vino tinto tenga pocos porcentajes de uvas blancas, sin embargo, esto sólo influiría en el sabor y en el aroma. En otras palabras,  estaríamos hablando de un vino tinto con albariño.

Maridaje del vino albariño

Para no opacar el sabor del vino albariño, es importante hallar un equilibrio entre el albariño y el plato con el que se le empareje, además de lograr una combinación armoniosa entre ambas partes que resalte sus mejores cualidades.

El vino albariño, es el perfecto acompañante para las comidas provenientes del mar.

Los frutos del mar son un buen acompañante si se va a destapar una botella de albariño. Los peces con gran contenido de gelatina alcanzan un contraste sutil con la elegancia de un albariño.

  • Pulpo
  • Lubina
  • Vieiras
  • Bacalao
  • Carnes Blancas
  • Quesos Suaves

¿Cómo se toma el vino albariño?

Respetando la elegancia que exige un buen vino, una copa abombada de vidrio es la cuna que debe mecer al albariño.

Si la botella, en cambio, se guardó por años, no representa mayor problema que un ligero  cambio en el sabor; pues se convierte a un vino más intenso.

¿Qué se puede comer con el vino albariño?

Si bien los gustos pueden variar en cuanto a qué comer o no, hay platos que se han vuelto un clásico junto al buen vino albariño.

Los mariscos –evitando prepararlos con excesivo condimento o picante– van de la mano con una copa fría de vino, al igual que los platos que incluyen aves de corral con hierbas frescas o mantequilla, y los cremosos como el risotto o la crema de marisco. Exquisiteces internacionales como el sushi o el tataki, demostrando ser muy bueno acompañantes del vino albariño.

Aperitivos para el vino albariño

Entre los bocadillos que son una delicia al paladar en compañía del vino albariño, los quesos son un clásico imbatible, preferiblemente si no poseen un sabor (fuerte) que predomine sobre el vino; uno blando, como el de cabra, armonizaría perfectamente.

A su vez, las ostras frescas y una copita fría de albariño también garantizan ser un buen aperitivo.

¿Cómo se elabora el vino albariño?

La elaboración del vino albariño comienza, previa selección de las uvas, con la fermentación de las uvas blancas. Esto hace mención al proceso por el cual se convierte al jugo de la uva en una bebida alcohólica, gracias a que la levadura interactúa con los azúcares de las uvas convirtiéndolos en etanol y dióxido de carbono.

El vino albariño se puede consumir joven (embotellado luego de la fermentación) o después de elaborarlo con crianza en barrica, que es el proceso de envejecimiento del vino con la finalidad de mejorar sus cualidades. Sí, de aquí la popular frase “estás como el vino, mientras más viejo, más bueno”:

¿Cómo elaborar vino albariño casero?

Entre los principales pasos para elaborar vino albariño de manera casera tenemos es se encuentran:

  1. Seleccionar uvas maduras, ya que contienen elevados niveles de azúcares.
  2. Sacar el mosto de las uvas.
  3. El tiempo de la fermentación depende de la cantidad de mosto.
  4. Añadir levadura para mantener el vino limpio y, si desea, sales sulfurosas para evitar alteraciones.
  5. Utilizar clarificantes para filtrar y limpiar el vino, separándolo de los objetos sólidos.
  6. Embotellar.

Características de la uva albariño

Una de las características de la uva albariño es que es una fruta importante de Galicia porque a base de ella se producen su más valiosa bebida: el vino albariño.

Por lo tanto, la uva albariño es: una variedad de uvas blancas, de color verde y amarillo-pajizo con matices dorados; su sabor suave, a pesar de contener suficientes grados de alcohol y acidez.

Pero su ciclo vegetativo es largo porque la uva albariño es de maduración tardía, aunque germina de manera precoz. De igual manera, su aroma es atractivo porque contiene esencias florales y frutales.

Temperatura del vino albariño

Determinar la temperatura del vino albariño no es nada fácil. Sabemos que servirlo a cierta temperatura va a depender del gusto de cada quien, pero nosotros aquí insistimos en que todo vino se debe consumir a una temperatura específica con la finalidad de aprovechar al máximo cada una de sus propiedades.

Por tratarse de un vino blanco y que, además, refresca, por ser rico en aromas frutales y florales, es ideal consumirlo a uno temperatura entre 7 y 10ºC.

Precio del vino albariño

El precio del vino albariño no es costoso. El precio es una de las razones por las que el vino se ha mantenido por tantos años en el mercado, actualmente hay botellas que no pasan los 10 euros. Recordemos que en la mesa española no debe faltar una bebida refrescante y con algunos grados de alcohol.

Así que el precio no es excusa, la delicia del buen vino albariño está al alcance de todos…

Reservado del vino albariño

Luego de la fermentación se procede a embotellar el vino albariño por tratarse de un vino blanco. Sin embargo, hay casos en los que se puede dejar envejecer por quizás uno o más años, ya que el albariño es una uva que perdura.

Mejores marcas del vino albariño

Ahora bien, aquí una lista con cinco de los mejores vinos albariños sin ningún orden de importancia en específico:

  1. Martin Códax. Este vino mantiene un equilibrio entre lo cítrico y lo suave.
  2. Mar de Frades Albariño. Una botella azul que simula perfectamente el color del mar y la frescura que produce sumergirse en él.
  3. Vino Terras Gaudas. Es un clásico para los viejos consumidores y referencia para los nuevos, además de ser suave y uno de los que contiene menos grado de alcohol.
  4. Zarate. Lo particular de este vino albariño es que contiene puntos minerales y cítricos.
  5. Don Olegario. En 2005 fue premiado como el acurto mejor vino por críticos del Wall Street Journal. Este vino albariño es ideal para presentar en la cena acompañado de langostas y pulpos.

Vinos albariños más vendidos

Los albariños son los vinos blancos más vendidos en España. No en vano es el orgullo que sienten los gallegos por la bebida. Actualmente, entre los vinos más vendidos o demandados por los consumidores, tenemos el Martín Codax.