Vino Crianza: Fresco y con un sabor único

50 años hace

¿Eres aficionado a los vinos crianza? estás al tanto de que España es una de las protagonistas en la industria vinícola a nivel mundial, se encuentra entre los primeros lugares de cosecha y producción.

Es cultura y es tradición en esa tierra apasionante, principalmente en situaciones sociales consumir esta bebida, algunas veces más añejada que otras, acompañada de diferentes tapas.

Existen distintas clasificaciones de vino: Reserva, Gran Reserva y de Crianza. Los vinos de Crianza son mayoritariamente tintos, sin embargo también existen los vinos blancos de Crianza y los vinos rosados de Crianza.

Los vinos de Crianza pertenecen a una categoría muy buscada, tendrá un mayor concentrado alcohólico, olfativo y gustativo de acuerdo con la cantidad de tiempo que permanezca en barrica. Quédate para indagar de lleno en este y otros detalles.

¿Qué es el vino crianza?

El vino Crianza se encuentra dentro de un escalafón específico en materia de esta bebida alcohólica. Es aquel que necesita un plazo de envejecimiento de al menos 24 meses para llegar a su punto y así poder ser comercializado.

El tiempo de envejecimiento determinará la calidad del vino. Lo más común-al hablar de vino tinto de crianza-  es que sean dos años, un año en barrica y otro en botella.

En el caso de los vinos blancos de crianza y los vinos rosados de crianza el tiempo mínimo son 18 meses.

Cuando se trata de vinos de crianza lo principal es el envejecimiento, entonces, lo esencial es la materia prima, la fermentación y la estancia en barrica.

Es muy importante que se cumpla 24 o 18 meses de añejamiento, por otra parte, si deseas mantenerlo cerrado por mucho más tiempo, también es válido, recuerda, «mientras más viejo, más divino».

Los vinos crianza necesitan alrededor de 2 años de añejamientos para ser comercializados.

Características del vino crianza

Las peculiaridades del vino de crianza en todas sus presentaciones y modalidades (tinturas y marcas) radican en el tiempo que el mismo pase en barrica. Al transcurrir el tiempo idóneo en  barrica de roble, la misma le traspasará gran cantidad de componentes.

  • Al tratarse de vinos de crianza la mayor producción se centra en vino tinto, lo cual no descarta la presencia de vinos rosados y vinos blancos dentro de esta categoría en el mercado
  • Un correcto vino de crianza no es espumoso, la expulsión de GO2 significa algo malo para este producto
  • El gusto en el paladar es como masticar uva lista para comer: madura, suculenta y jugosa
  • Tinto, rosado o blanco al ser vinos de crianza la intensidad de su color será mayor

Color del vino crianza

Inclinar la copa te ayudará a observar qué tipo de matiz proyecta el color del vino de crianza que estás consumiendo. Cada quien tendrá su propia perspectiva, sin embargo, no se trata propiamente de un color sino de una sensación.

Color del Vino tinto de crianza: En el ámbito visual se detalla la intensidad, por ser un vino tinto de crianza su color tiende a ser rojo cerezo, sin embargo, la oxidación que proporciona la crianza al vino también mostrará detalles: principalmente en el ribete se observa un tono marrón oscuro que le aporta una expresión opaca que se detecta a primera vista.

Color del Vino blanco de crianza: Un verdadero espectáculo para los ojos, más que vino parece oro líquido, un oro añejado y deshidratado servido en una copa. Al transcurrir el tiempo estipulado en barrica de roble y posteriormente en botella, hacen que adquiera un aspecto oxidado que lo transforman en tonalidades ámbar.

Color del Vino rosado de crianza: El color del vino rosado de crianza se avivará al mantenerlo más tiempo en botella, al terminar la fermentación alcohólica entrará en contacto con la madera de barrica de roble y así comenzará la fase final de la crianza.

Sabor del vino crianza

El vino de crianza en cualquiera de sus tipos se caracteriza por concentrar un sabor muy fresco y frutal que viene acompañado de otros elementos, equilibrado, es decir, que ninguna etapa del sabor sobresale más que otra.

Sabor del Vino tinto de crianza: Posee una gama de sabores muy amplia, entre ellas la presencia de la madera, los elementos traspasados por la temporada en roble le otorgan una sensación de sequedad que no es demasiado fuerte ni desagradable.

Probablemente el paladar tardará en asentarse después del primer trago por ser de un sabor muy persistente. Sin embargo todo el protagonismo se lo lleva la uva madura y jugosa.

Sabor del Vino blanco de crianza: Cuando hablamos de un vino blanco bien añejado estarán presentes diferentes escalas que van desde el salado hasta el ácido. A diferencia de un vino blanco joven, cuando hablamos de vino blanco de crianza el sabor será más intenso y complejo de descifrar.

Para poder evaluar y percibir la intensidad gustativa de este tipo de vino, es necesario ingerir la cantidad suficiente y pasearla bien por el interior de la boca.

Sabor del Vino rosado de crianza: Puede prepararse con uvas blancas, sin embargo se hace uso de uvas más oscuras para asemejarse en sabor y color al vino tinto de crianza

Al alargar el proceso de maceración el vino rosado de crianza adquiere un sabor más intenso en donde predomina la fruta suculenta, acompañado de los elementos que le aportan los 18 meses en roble

Contenido de alcohol del vino crianza

Lo más común es que al guardarse por una extensa temporada el grado alcohólico del vino de crianza oscile de los 14-15 grados de alcohol. Estas cifras son dos de las más elevadas en esta materia.

Maridaje del vino crianza

Al ser mucho más añejados, se llega a la conclusión de que el vino de crianza  blanco, tinto o rosado es escogido en base a comidas contundentes. La idea total del maridaje es que comida y bebida, en este caso vino de crianza sean semejantes.

¿Como debemos maridar los vino crianza?

Maridaje del Vino tinto de crianza: Por su color, sabor y aroma potentes viene a la perfección con:

  • Pollo
  • Carnes rojas
  • Cerdos (asados, guisados o a la brasa)
  • Quesos (roquefort, gruyere, manchego)

Maridaje del Vino blanco de crianza: Perfecto para maridar con platillos ligeros, las comidas picantes o especiadas también encajan muy bien con el vino blanco de crianza por ser menos intenso.

  • Pescados
  • Carnes blancas
  • Quesos tiernos (Camembert)
  • Comida Vegana
  • Ensaladas

Maridaje del Vino rosado de crianza: El vino rosado de crianza se le denomina como algo fuera de lo común, no es tan popular como el tinto o el blanco. Por ser el más afrutado y potente de esta familia, es idóneo para maridar con:

  • Mariscos
  • Tartas
  • Creps de cholate
  • Pie de limón
  • Postres dulces

¿Cómo se toma el vino crianza?

Beber y tomar son verbos que quedan desplazados ante el arte de las sensaciones: el vino. Una experiencia que activa los cinco sentidos.

Blanco, tinto o rosa el vino de crianza se vale de algunos pasos para apreciarlo de la manera correcta:

1.Vista: Una hoja, un mantel o cualquier superficie de color blanco, suficiente para contrastar la copa y el líquido en ella. Al observar el color del vino de crianza en comparación con la superficie blanca se determinará la intensidad y por tanto su vejez

2.Meneo: Después de verter el líquido en la respectiva copa, la persona debe agitarla en la mesa para que las células del vino de crianza se activen.

Al transcurrir un año en barrica, el vino de crianza nunca será el mismo, la madera le traspasará elementos que influirán en gran medida en su sabor, color y textura. Por lo mismo, el meneo contribuirá a que la bebida se asiente

3.Nariz: Luego de darle varias vueltas a la copa, se procede a olisquear el brebaje, posteriormente se introduce de lleno la nariz en la delicada copa de vidrio.

Al tratarse de vino de crianza este paso es de extrema importancia ya que para distinguir y reconocer los distintos aromas que aguarda el tinto, el blanco o el rosa, la persona debe estar en suma concentración

4.Boca: Después de tanto preámbulo y formalidad ha llegado el momento más esperado: el de llevarse la copa a los labios. No obstante, es importante resaltar que no se puede consumir como si fuera un refresco o un vaso de agua.

El vino de crianza se bebe de a sorbos por su fuerte sabor, además para que se sienta en cada rincón del paladar.

Es recomendable utilizar una copa por cada vino que se vaya a catar, ya que así ningún aroma se mezclará con otro así como ningún sabor.

Aperitivos para el vino crianza

Los vinos blancos crianza en madera son muy sabrosos como acompañantes de moluscos de concha y crustáceos a la brasa. Las sopas y cremas también forman parte del mestizaje perfecto del vino blanco de crianza

Por otro lado el tinto crianza es el vino más versátil de los tres, el vino tinto de crianza es ideal para las entradas frías, ensaladas, platos principales e incluso, postres.

Una meriendita embutidos como el salchichón o el jamón serrano en compañía de un vino de crianza rosado es una propuesta que no puedes rechazar. Las paellas y arroces también entran en el amplio círculo del vino rosado de crianza, el amigo de todos.  Por si fuera poco, es fantástico para suavizar o armonizar el sabor de las anchoas.

Precio del vino crianza

Un vino de crianza es uno de los más buscados por su frescura y el post gusto que genera en el paladar, sin embargo tiene diferentes tipos de precio,  el más barato puede llegar a costar hasta 3 euros, existen otros ejemplares de crianza de 15 euros y uno verdaderamente costoso puede llegar a los 102 euros.

Mejores marcas del vino de crianza

Es ideal estar informado antes de invertir dinero, sobre todo si se busca consumir un buen vino de crianza:

Ochoa: Es el favorito por su aroma a frutos rojos y mora negra, su color rojo picota te hará pegar un brinco apenas lo sirvas en la copa.

Cune: El equilibrio entre su color rojo cerezo, su sabor ácido y delicioso y aroma a bayas rojas es su más grande atractivo.

El rincon de nekeas, chardonay de barrica:  La fruta tropical es el gran dominante, su color oro es un gran estimulante su sabor colinda en ricas notas de vainilla  se mantiene en el paladar y hace remembranza a una experiencia frutal

Viña real viura, Fermentado de barrica: Se aprecia la manzana y la pera a tal punto que llega a erizar la piel, fresco, suculento con esencia floral

Finalmente posees un mayor conocimiento de los vinos de crianza, esperamos que hayas disfrutado de nuestra información.