Inicio » Vino casero ¿Qué es? y ¿Cómo se produce?

Vino casero ¿Qué es? y ¿Cómo se produce?

¿Cómo se hace el vino casero?

Todos los vinos tienen un atractivo especial, ya sea por la calidad o variedad de la uva y por el tiempo de fermentación, o por la combinación de aromas y sabores que genera, además de las comidas con los que se puede acompañar.

Pero un vino especial, ya que tiene una manera de elaboración mucho menos costosa y más fácil para uno como consumidor es el vino casero.

¿Qué es el vino casero?

Según el estudio del Instituto Nacional de Vitivinicultura de Argentina, el vino casero es aquel que se produce, elabora y es fraccionado en el domicilio particular del elaborador, teniendo como volumen permitido para su preparación los 4 mil litros anuales.

Origen e historia del vino casero

La historia del vino casero llegó de la mano con la misma evolución y creación del vino, desde los tiempos del neolítico, cuando se hallaron en los montes Zagros, ubicado en la región que ocupa a Georgia, Armenia e Irán, debido a la presencia del Vitis vinifera sylvestris y la aparición de la cerámica durante este período del tiempo.

La más antigua de las pruebas de la elaboración y consumo del vino se consiguió con una vasija del 5400 A.C, que fue hallada en el poblado de Haiji Firuz Tepe, ubicado en los montes Zagros. Dicha vasija contiene un residuo rojizo que consideran es vino,

Características del vino casero

Estos vinos se diferencian de los vinos que se elaboran en los viñedos con grandes estructuras, pero siguen manteniendo, a pesar de eso, una gran calidad.

Entre las principales características están:

  • La primera gran característica es que las uvas con las que se producen estos vinos poseen grandes cantidades de azúcar, lo que hace que por lo general tengan una deshidratación muy marcada, ya que su cosecha se hace a finales de abril y comienzos de mayo.
  • Al momento de ser cosechada la uva se procede a la molienda en forma manual y sólo en algunos casos con moledoras, cuya única característica es que se estruja la uva sin separar el escobajo.

Contenido de alcohol

Como en todos los vinos, el grado de alcohol en el vino casero varí dependiendo de tipo de bebida que sea. El vino normalmente, incluyendo al vino casero, contiene del 10 al 15% de contenido alcohólico, o lo que equivale a una graduación alcohólica de entre el 20 a 30 grados.

Cabe acotar que para medir la graduación alcohólica es tomar la densidad inicial del vino y resta la densidad al terminar, divide por 7,36. La graduación del vino casero es el doble de ese resultado.

Maridaje del vino Casero

Para disfrutar del vino casero y que éste sea bien acompañado con el mejor de los platos, es fundamental saber qué tipo de vino casero es el que se va a consumir.

  • Los mariscos ocupan la gran preferencia de las comidas con las que se puede acompañar el vino casero, tal como son las sopas de ese estilo, que con un excelente vino blanco casero, se transforma en la combinación perfecta.
  • Aunque si la sopa se presenta como entrada lo mejor son los vinos caseros estilo espumantes con tintes de menta, jengibre o arándanos.
  • Con respecto a las sopas hechas a base de arroz, los mejores vinos para acompañarla es el vino casero al estilo Syrah, ya que por gran acidez se combina a la perfección con este plato, mientras que las sopas con papa se acompañan mejor con loos vinos dulces rosados que también se pueden elaborar de forma casera, y con ello se logra realzar los sabores con un resultado agridulce.

Temperatura del vino Casero

Para tomarse un excelente vino casero y deleitarlo al máximo, lo mejor es tomarlo a temperatura de 14 o 15 grados centígrados, aunque, dependiendo del tipo de vino casero que se elabore, se puede ingerir a 4 o 5 grados centígrados.

Tipos de vinos caseros

A pesar de ser vinos caseros, se pueden hacer muchos tipos de esta bebida como las que se elaboran en los grandes viñedos.

Es por ello que nombramos los tipos de vinos caseros:

  • Vermut: Es un vino que se elabora con adición de azúcar o mosto de uva concentrado y extractos obtenidos por plantas aromáticas, sirviendo como aperitivo para las comidas..
  • Arrope: Esta bebida se produce por concentrar los mostos con la aplicación de calor y con eso se logra la caramelización de azúcares y por lo cual quedará definida y lista para su consumo.
  • Orujo: Este es un vino casero bastante alcoholizado que se obtiene con la destilación del bagazo de la uva, haciéndose muy popular en el noroeste de España, especialmente en Galicia. León y Cantabria.
  • Grapa: Este es un potente destilado de origen italiano y que es derivado de los orjuelos y los desperdicios de las uvas. Puede ser añejado en barricas caseras y sivre como un aperitivo popular y exquisito.
  • Singani: Vino argentino que se elabora en el noroeste de ese país y el sur de Bolivia, elaboradas a base de la uva moscatel de Alejandría.

¿Cómo se elabora el vino casero?

Entre los pasos para elaborar el vino casero están:

Elegir la uva

La mejor uva que se puede usar para elaborar el vino casero es la que se consiga en el entorno local de la persona que vaya a hacer el vino, ya que son las más fáciles de conseguir. Los tipos de uvas que se pueden usar
para elaborar un excelso vino casero son uvas negras o blancas.

Pisar la uva

Se usa una prensa apropiada para pisar la uva o sino hacerlo de forma manual con utensilios de cocina, y de esta manera comenzar con una cantidad pequeña de uvas para que la persona se vaya adaptando y termjine consiguiendo el tipo de vino que quiere. El prensado de la uva debe hacerse con hollejo, pues la piel es lo que le dará el color, en el caso de quere hacer vino tinto.

Fermentación

Luego del prensado se obtiene el mosto y con ese mosto se colocará en una vasija de barro grande junto al resto de las uvas trituradas en un lugar con temperatura medio caldeado (20 a 30 grados centígrados), durante dos días por cada litros de mosto. El tiempo aproximado será de dos días por cada 100 litros de mosto.

Filtrado

Al momento que hayan transcurrido los días de fermentación, viene el filtrado, en el cual se usa un filtro poco fino para que no se filtren los restos sólidos y sólo lo hagan los más grandes, para luego volver a filtrar el mosto fermentado con una red más tupida y al final se pasa por otro filtrado con una tela para así eliminar todas las impurezas.

Maceración

Luego de filtrarlo, se debe colocar el vino en una orza o barrica metálica con el fin de macerarlo y de esta manera logre sus características. Se deberá mantener en proceso de maceración durante un mes.

Trasegar

Luego de macerarlo, se deberá filtrar de nuevo el vino, ya que se habrán formado nuevas impurezas y de esta manera conseguir la mayor pureza del vino.

Embotellar

En la fase de embotellamiento, lo más recomendable es usar botellas típicas de vino, como las de color verde, y luego cerrar la botella con tapones de corchos, y después almacenar las botellas en un cuarto con temperatura baja (15 grados) durante 30 días como mínimo.

La cata

Para catar hay que descorchar la botella y esperar unos minutos para que el vino entre en contacto con el aire y se oxide, logrando su sabor más pleno y disfrutarlo.

De esta manera, el vino casero muestra que puede ser un producto de calidad, barato y exquisito para ser consumido por familias de extractos medio-bajos, con lo que populariza esta ya de por sí popular y famosa bebida.

Otro punto de atractivo que tiene este vino es que uno como elaborador puede darle un toque personal e innovar, hasta cierto punto, en el proceso de elaboración del mismo, ya que a pesar de ser casero, se debe seguir un estándar de pasos para que salga un vino de calidad.

En resumidas cuentas, el beber un vino Casero es una experiencia única que la recomendamos para todos los amantes de los buenos vinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *