Saltar al contenido
Inicio » Vino Patero: Un caldo con sello argentino

Vino Patero: Un caldo con sello argentino

Vino Patero

¿Cómo se hace el vino Patero? Argentina es una nación con un gran amor por la elaboración del vino, en sus tierras se cultivan vides que dan paso a variedades de caldos llenos de sabor, aroma y mucha calidad.

Dentro de su amplia gama existe el vino patero, pero sabemos realmente ¿cómo se hace el vino patero argentino?

Para muchos es totalmente desconocido que en pleno siglo XXI siga existiendo esta práctica antigua que dio paso al buen vino.

Zona del norte argentino como La Rioja, Catamarca y los Valles Calchaquíes se caracterizan por la elaboración del vino patero, y es tanto su vínculo con la población en sí, que muchas familias hacen su propio vino.

Saber cómo se hace el vino patero abrirá nuestros sentidos y conocimientos hacia un método que para muchos se creía extinto.

Pero que sin embargo, hoy en día se practica y sigue generando deliciosos vinos, en los que el contacto directo genera mayor satisfacción.

¿Cómo se hace el vino Patero?

Entender cómo se hace el vino patero permite entender sus orígenes, y es que en la antigüedad no existían máquinas que consiguieran generar vino y se utilizaban los pies para su prensado y generar el mosto necesario.

En el vino patero se aplasta con los pies descalzos o con botas de goma, pisado con las patas, de ahí es donde deriva su nombre.

Luego de este proceso el vino es filtrado de forma natural a través del método de decantación.

Por lo general los vinos pateros suelen ser de color rosado, producto de la variedad utilizada, la muy conocida criolla, también los hay blancos y son elaborados con la variedad Torrontés y tintos los cuales son realizados con variedades finas como la Malbec y Cabernet.

Gracias a su método de elaboración, el vino patero es considerado por muchos entendidos en la materia como un vino 100% natural, y es que no lleva ningún tipo de aditivos que contaminen su proceso.

Sin embargo, aunque en su origen el vino patero se consigue con los pies, son muchas las bodegas familiares que han ido empleando condiciones higiénicas y tecnologías que permiten su elaboración sin el contacto directo con los pies.

Para muchos puede resultar un poco feo que exista un vino hecho con los pies, pero para otros es un tema fascinante que los lleva a adentrarse más en un estilo viejo que originó todo.

Los vinos pateros se caracterizan además por ser dulce y por poseer un alto contenido de alcohol. Es un vino joven y poco estacionado y gracias a su tipo de producción permite realizarse en grandes cantidades.

¿Cuáles son los pasos para hacer vino Patero?

El vino patero es toda una tradición y forma parte de la identidad de un País rico en gastronomía y que se ha caracterizado con el correr de los años por la elaboración de grandes vinos, los cuales gozan del reconocimiento mundial gracias a su calidad excepcional.

Cómo hacer vino patero es hablar de métodos naturales, artesanales en su totalidad, por lo que no es de extrañar para nadie que el tema de aditivos que generen algún tipo de aceleración está completamente descartado.

Pasos para hacer vino Patero

1.- Vendimia

Como en todos los procesos de elaboración del vino todo comienza con la vendimia, ya que esta es la encargada de generar un caldo de calidad.

En el caso de los vinos pateros, la cosecha es tardía y se utilizan solo aquellas uvas bien maduras, razón por la cual resulta un sabor muy dulce que lo hace tan característico.

Además no es permitido el uso de ningún tipo de levadura ni aditivo químico. Por supuesto, se escogen de forma manual y son llevadas al lugar destinado para su prensado.

2.- Prensado y Despalillado

En la elaboración del vino patero es importante seleccionar y despalillar el vástago de forma manual, ya que el mosto tiene que fermentar exclusivamente con el hollejo, lo que permite extraer el color y el cuerpo.

Para ello se colocan las cepas seleccionadas en un depósito por lo general de madera donde se pisarán las uvas con los pies lo que permite conseguir mayor cantidad de mosto.

Actualmente la mayoría de las bodegas han reemplazado el uso de los pies descalzos por prensas métalicas o botas que permiten mejores parámetros de higiene exigidos por las instituciones sanitarias.

3.- Fermentación

Como ya hemos mencionado anteriormente, el vino patero se fermenta directamente con el hollejo de la uva seleccionada, lo que permite obtener un caldo con mayor cuerpo y sabor lo que los distingue de los demás.

No se permite el uso de aditivos químicos en el proceso por lo que es un método completamente natural.

Hay quiénes lo dejan permanecer un tiempo en barricas y quiénes prefieren embotellarlo de una vez, en todo caso su embotellado se lleva a cabo en botellas artesanales previamente sanitizadas para ello.

El vino patero ha logrado conquistar paladares exigentes y aunque a muchos le parezca un tanto aborrecible al probarlo se dejan seducir por su sabor.

Hoy en día, el vino patero no solo es parte de la región norte de Argentina, ya se ha convertido en un producto de consumo nacional.

De alguna forma para muchos es sinónimo de distinción, ya que se podría decir que es un producto completamente argentino.

Desconocido todavía por muchos pero muy bien valorado por otros, el vino patero se elabora con la pasión de dar lo mejor de las uvas y llegar al paladar de miles de personas.

Sus productores han conseguido con el correr del tiempo y el paso de los años conseguir que su producto artesanal y natural, libre de aditivos químicos llegue a cada rincón argentino y se posicione en las mesas de todos los amantes del buen vino.

Pasión, tradición y ganas de mantener lo propio han conseguido llevar el vino patero más allá de un simple licor artesanal.

Por lo que poder ser parte de su elaboración es toda una aventura para quiénes se adentran en el norte argentino y son capaces de formar parte de su proceso de elaboración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.