Compartir
El vino busca una nueva tradición

El vino busca una nueva tradición

En la imaginación y el hábito del consumo del vino, la calidad frecuentemente se asocia con el vidrio y no el cartón. Pero la industria está cambiando. Para algunos es una cuestión de tradición, mientras que para otros se trata de preservar el embalaje del producto.

El sistema “bag in box” es un claro ejemplo: se está volviendo muy popular ya que mantiene el líquido en una bolsa de plástico dentro de una caja de cartón que puede servirse como un barril pequeño. La capacidad promedio es de 5 litros y limita el contacto entre el vino y el aire más de lo que lo hace la botella.

El cartón es mucho más ligero que el vidrio, por lo que es perfecto para el transporte, especialmente a larga distancia. Pero dado que los consumidores no conocen esto, hoy hay soluciones de transporte en botellas de vidrio y cartón ligero.

La industria del vino está cambiando cada vez más hacia la sostenibilidad. Se trata de hacer la diferencia en el material y la forma del envase, innovando para convertirse en el más ligero y respetuoso del medio ambiente.

En el embalaje y el transporte de uno o más botellas, puede ser también “una ampliación” de la etiqueta, donde escribir información adicional sobre las características del producto y el país de origen, pero sobre todo la historia vitivinícola de la sostenibilidad.

Algunos vinos se venden en cajas de madera, muy valiosas, pero para llevar son muy pesados y esto no puede ser un sustituto al vidrio se debe pensar en alternativas ligeros y reciclables. Es así que el embalaje se convierte en un nuevo vehículo, una nueva forma de pensar la industria del vino.

Dejar un Comentario