Saltar al contenido
Inicio » ¿Cómo elegir un vino para tu boda? (PASOS + CONSEJOS)

¿Cómo elegir un vino para tu boda? (PASOS + CONSEJOS)

¿Cómo elegir un buen vino para una boda?

¿Quieres saber cómo elegir vino para tu boda? Tal vez un enlace matrimonial se convierta en un momento de dificultad en cuanto a la toma de decisiones se refiere, y es que decidir que vino servir ese gran día puede ser todo un dilema.

Saber cómo elegir vino para tu boda no necesariamente debe ser algo difícil, complicado o que resulte una odisea, puede más bien simplificar parte de los preparativos de un gran día que debe estar signado por la felicidad y los bonitos recuerdos.

Y por supuesto si va acompañado de un buen vino todo resultará mucho más placentero y los invitados estarán mucho más felices.

¿Qué necesitas saber para elegir un vino para tu boda?

Elegir un buen vino para acompañar un momento tan especial como lo es una boda es una tarea que no puede tomarse a la ligera, y es que además de acompañar el menú elegido también acompañará a los invitados brindándoles un momento acogedor.

Saber cómo elegir vino para tu boda pasa por algunos pasos que se deben tener en cuenta, y es que no todos los invitados tienen los mismos gustos y eso es algo que se debe tomar en cuenta, además el maridaje resulta importante también.

+7 Pasos para saber cómo elegir un vino para tu boda

Determinar cómo elegir vino para tu boda no necesariamente debe ser un dolor de cabeza, puedes escoger aquel que se ajuste más a la realidad de ese día y los aperitivos seleccionados para el menú que acompañará la velada.

Algunos pasos que puedes tener en cuenta para elegir vino para tu boda de forma fácil y sin contratiempos son los siguientes:

1. Tener en cuenta a todos los invitados

Cuando se planea una boda se saca una lista de invitados que nos determinará la cantidad de comida y bebida que debemos tener para ese día, por supuesto debemos tener en cuenta si existe alguien que tiene alguna condición especial en cuanto a comidas y bebidas se trata.

No a todos les gusta el vino tinto o el vino blanco, sin embargo al momento de acompañar las comidas se sabe que cada plato tiene un maridaje y que eso debe respetarse, por lo que ahí no resulta ningún tipo de conflicto para nadie.

Saber cómo elegir vino para tu boda pasa por tenerlos a todos en cuenta, probar diferentes caldos para tomar la decisión adecuada y obviamente no limitarse a uno solo es una forma agradable de tomar la decisión adecuada.

Podemos tener en la boda vinos tintos, blancos y por supuesto con burbujas para el momento del brindis, por lo que no es necesario limitarnos.

2. Elegir el estilo de la boda

Esto aunque parezca extraño puede ser determinante, y es que dependiendo del lugar seleccionado para llevar a cabo la recepción de la boda también debe ser el tipo de vino escogido.

Por lo que si se ha decidido que la celebración sea dentro de un lugar elegante, como un hotel, hacienda, restaurante o casa de vénetos, los vinos en los que debemos pensar son aquellos elegantes y serios como los tintos.

Pero si la elección fue un estilo menos clásico y más casual, puedes elegir un vino rosado con notas dulces y alegres o incluso personalizar los vinos creando etiquetas que resaltarán las botellas y que además tiene que ver con el tema de la boda.

3. Personalización de las botellas de vino

Si el tema seleccionado para tu boda resulta ser algo más casual puedes personalizar la botella de vino que acompañará cada mesa, por lo que además de ser una nota diferente se convertirá en un bonito recuerdo para los invitados, quienes podrán llevarse la botella y utilizarla luego según sea su gusto.

4. Selección del menú

Una vez que has seleccionado el menú que acompañará la fiesta del enlace matrimonial, tendrás el pie perfecto para definir cómo elegir vino para tu boda, y es que de acuerdo a los entrantes, platos principales y postres será el tipo de vino que debes tener.

Lo ideal siempre es buscar menús que se ajusten a los invitados y al lugar escogido para la celebración, por lo que si colocas entrantes dulces o salados lo ideal será acompañarlos de un vino espumoso que esté bien frío y que además sea suave.

Esto permitirá disfrutar de los diferentes aperitivos sin tener que complicarse mucho la vida, y es que ya es el momento donde los nervios del enlace han pasado y comienzan los novios a relajarse.

Para los primeros platos dependiendo de la selección puedes utilizar vinos suaves y aromáticos que contribuyan a mostrar lo mejor de la comida y que además ayudará a intensificar los sabores de los ingredientes utilizados.

En cuanto a los segundos platos de la boda si se han escogido platos en base a carne, pescados grasos, ahumados o carnes blancas de caza lo ideal es acompañarlo con un buen tinto, pero si por el contrario la selección es pescados, mariscos o pollo lo ideal será un vino blanco que resalte sus sabores.

Para el postre lo ideal es un buen rosado ya que suele ser un vino suave, dulce y agradable que marida perfectamente con todo tipo de postre ya que no es invasivo sino más bien dócil y resaltante.

5. Selección del vino para el brindis

El brindis es uno de los momentos más esperados durante la fiesta de boda, aquí se reunirán todos los invitados para desearle lo mejor a la feliz pareja, por lo que el vino seleccionado debe ser un espumoso exquisito.

Cavas o champaña son indispensables para darle el punto perfecto de tan ansiado momento, para ello debemos probar aquel que más nos guste directamente bien sea brut, extra brut o brut nature, lo importante es degustar previamente ese que queremos acompañe el momento y listo.

Es importante que al momento del servicio de nuestro vino para el brindis, así como durante toda la noche, el vino tenga la temperatura adecuada ya que de esta forma nos aseguramos de que no exista alteración del sabor de ninguno de los que seleccionados.

Cada vino tiene una temperatura de servicio que optimiza su sabor y sus cualidades por lo que no debe pasarse por alto este punto.

6. Calcular la cantidad de vino

Saber cómo elegir vino para tu boda también incluye la cantidad de vino que se servirá, la idea es no quedarse corto, lo ideal es que todos queden satisfechos, por lo que una forma de calcular es colocando una botella por cada 4 invitados.

Ahora bien, si una mesa tiene 12 invitados lo ideal serían 3 botellas de vino tinto, blanco, rosado o espumoso, de esta forma todos quedarán bien servidos y no tendrás problemas.

Por lo general el vino se calcula de esta forma, sin embargo puedes contar por encima para evitar inconvenientes a última hora que te supongan un aprieto innecesario ya que puede que hayan más de un buen bebedor amante del vino en las mesas.. Recibir asesoría

Si no te sientes muy confiado o crees que no estás seguro de realizar la elección correcta, puedes acudir a la asesoría del chef que se encargará del catering de la boda y permitir que ellos te den luces de cuál puede ser el mejor vino para acompañar el menú.

Esto te permitirá además aprovechar y realizar una pequeña cata para dar con ese vino que quieres acompañe la boda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.