Saltar al contenido
Inicio » ¿Cómo oler un vino si ser experto? Aprende a clasificar los olores

¿Cómo oler un vino si ser experto? Aprende a clasificar los olores

¿Cómo olver un vino?

¿Te apasiona la enología y quieres saber cómo oler un vino sin ser experto? Una de las fases más importantes a la hora de degustar un buen vino es olerlo, y es que se convierte en un punto de interés en el que podemos descifrar todos los matices que lo hacen tan característico.

Además poder entender cómo oler un vino, nos permite diferenciar los aromas primarios, secundarios y terciarios del caldo que queremos degustar y nos traslada a un punto íntimo en el que no hay más nada excepto la copa y quién la olfatea.

¿Cómo oler un vino sin ser experto?

Los aromas del vino determinan la complejidad del sabor del caldo, por lo que los grandes conocedores de la materia recomiendan oler antes de degustar un vino, para ello es importante tomarse su tiempo, respirarlo profundamente.

Saber cómo oler el vino nos permite profundizar en la exquisitez de su sabor, es poder servirlo y abrirse a una paleta de matices aromáticos que envuelven el caldo y que lo hacen delicioso o no, por lo que se hace necesario que esté libre en todo su esplendor.

Incluso conocer cómo oler el vino nos permite saber si este se encuentra en buen estado o no, por lo que evita que tengamos un mal momento producto del mal estado de un determinado caldo.

La forma adecuada de oler el vino es realizando grandes y profundas inspiraciones prestando atención ya que desde la primera respiración se sienten sus aromas. Este procedimiento se pude llevar a cabo dos o tres veces seguidas, más puede fatigar la nariz y no podremos entender nada.

Cómo oler un vino resulta ser una cuestión de importancia si de verdad queremos disfrutar a plenitud de él y buscamos adentrarnos dentro del fascinante mundo de la enología.

¿Cuáles son los principales olores del vino?

Para poder entender cómo oler un vino, es importante conocer cuáles son sus olores principales, es decir, la amplia gama que podemos encontrar y que se desarrolla gracias a las vides utilizadas y sus métodos de elaboración.

Los olores principales del vino se encuentran divididos en:

  • Florales: Podemos encontrar aromas a jazmín, rosa, violeta, geranio, azahares cítricos, entre otras especies.
  • Frutales: Destacan aromas a manzana verde y roja, durazno, pera, limón, pomelo, piña, fresa, plátano, uva, ciruela, grosellas, entre otras notas.
  • Especies Destacan notas a canela, clavo de olor, pimienta, menta, regaliz
  • Químicos: Aquí podemos encontrar aromas a manteca, vinagre, etanol, huevo podrido, etc.
  • Vegetales: Encontraremos matices de espárrago, ajo, cebolla, pimiento verde y rojo, aceitunas, hongos, eucalipto.
  • Animales: Encontraremos aromas a caza mayor, almizcle, cuero, piel o lana húmeda.
  • Balsámicos: Destacan notas a resina, pino, roble, cedro, vainilla.
  • Minerales: Podemos encontrar aromas a creta, suelo volcánico, tierra, aceite, petróleo y gasolina, entre otros.

Reconocer estos aromas en el vino nos comienza a dar una idea de si el caldo nos gustará o no, y es que cada persona tiene una preferencia, para algunos son más agradables los vinos con matices frutales mientras que para otros son los especiados los que más le gustan.

¿Cómo se clasifican los olores del vino?

La false olfativa destaca por ser un momento de análisis sensorial del vino que nos permite descubrir los secretos que guarda el caldo, por lo que es un momento íntimo, delicado y muy personal.

Además de los aromas principales del vino, podemos encontrar que los olores de este se encuentran clasificados de la siguiente manera:

Aromas primarios

Los aromas primarios del vino son aquellos que vienen generados de la cepa o de la uva utilizada, de la composición del suelo y del clima, es por ello que la sensación que nos proporciona en la nariz al olerlo es de aromas florales, vegetales o frutales.

Aromas secundarios

Los aromas secundarios son aquellos que aparecen a causa de su proceso de vinificación, es decir, su proceso de fermentación alcohólica y fermentación maloláctico. Estos aromas secundarios se podrían relacionar directamente con la pastelería ya que nos trae recuerdos a pasteles, lácteos, caramelo, queso, entre otros.

Aromas terciarios

Los aromas terciarios del vino, también conocidos como bouquet, es la fase en la que encontramos más aromas, su origen se produce durante el proceso de envejecimiento, crianza del vino en barrica y el tiempo de maduración en la botella.

Por lo general resultan ser aromas inicialmente balsámicos, de frutos secos, torrados o madera, sin embargo, también encontramos notas frutales, florales, tabaco, café, cuero, sotobosque y muchos más aromas que lo hacen distintivo.

También existen olores que surgen al entrar en contacto con el oxígeno, estos se van desprendiendo abriéndose a un abanico de notas que anteriormente no habíamos descifrado y que al entrar en contacto con el paladar termina por ser más concreto y preciso.

Por lo que entender cómo oler un vino resulta una tarea importante dentro del mundo de la enología, si bien no necesariamente debemos ser expertos debemos saber que existen diferentes aromas que los hacen agradables o no para los diferentes tipos de paladares existentes.

Etimología técnica dentro de la fase olfativa del vino

Para conocer cómo oler un vino, también se hace necesario conocer etimológicamente el significado de las palabras que lo conforman ya que cada una encierra una fase de la elaboración del vino.

  • Nariz: Es la palabra utilizada para indicar el conjunto de olores del vino de forma global.
  • Aromas: Es la palabra utilizada para referirse a los olores que proviene directamente de la uva y el proceso de fermentación.
  • Bouquet: Es la palabra que describe los olores que provienen de la crianza en barrica o botella del vino.

Así mismo la palabra aroma también puede resultar estar referida a sensaciones placenteras derivadas de la elaboración del vino, mientras que la palabra olor está enlazada con aquellas sensaciones desagradables propios de los defectos del vino.

¿Cuál es la forma adecuada de oler un vino?

La mejor forma de oler el vino es servirlo en una copa en posición vertical, acercar la nariz a la entrada o boca de la copa y aspirar, luego se debe mover en círculos el caldo y volver a aspirar, esto permitirá poder identificar los aromas que posee el vino.

Vinos tintos, blancos y rosados poseen aromas característicos que los hacen sobresalir sobre los demás, por lo que cada una de las botellas que destapemos nos hará disfrutar de formas diferentes y nos permitirá descubrir sus secretos de forma más íntima.

No es lo mismo aspirar el olor de un vino tinto cabernet que de un pinot noir, lo mismo sucede con los blancos, y es que un chadonnay nos dará matices de mantequilla y melocotón, mientras que un sauvignon blanc nos traerá otros recuerdos.

Cada vino tiene sus particularidades y la fase olfativa en cada uno es diferente, solo debemos prestar un poco de atención al descorchar la botella y pronto comenzaremos a notar ciertos matices únicos que los hacen deliciosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.