Saltar al contenido
Inicio » ¿Cuánto tiempo aguanta un vino embotellado? Segun su típo

¿Cuánto tiempo aguanta un vino embotellado? Segun su típo

¿Te gustaría saber cuánto tiempo aguanta un vino embotellado? Muchos son los que sienten delirio por una buena copa de vino, y es que resulta una bebida alcohólica antigua que año tras año sigue vigente y nunca pasa de moda.

Es por ello, que conocer cuánto tiempo aguanta un vino embotellado puede resultar de gran utilidad y es que a veces destapamos una botella y no terminamos de tomarla y creemos que se dañará el caldo, pero resulta que no necesariamente debe pasar eso.

Saber cuánto tiempo aguanta un vino embotellado permitirá sacarle el jugo a ese tinto, blanco o espumoso de nuestra preferencia que queremos dejar reservado solo para un gran momento.

¿Cuánto tiempo aguanta un vino embotellado?

El vino es una bebida que se destaca por tener una curva o tiempo de vida específico, la cual tiene forma de campana invertida y llega a su máximo al cabo de unos meses o años, dependiendo del vino.

Es entonces, cuando esta curva decae con una mayor o menor rapidez hasta llegar a anularse completamente y es cuando conseguimos tener un vino que resulta imposible de beber porque sentimos cierto sabor avinagrado.

La duración y tiempo de vida de un vino embotellado depende realmente del tipo y claro está, de la añada del mismo, y es que podemos encontrar vinos que pueden llegar a superar los cincuenta años embotellado, mientras otros que solo duran un par de meses ya que enseguida comienzan a no ser idóneos para su consumo.

Es por ello que cada tipo de vino tiene su tiempo máximo de maduración, por lo que al alcanzarlo empezará a mermar su calidad, razón por la que resulta importante saber cuánto aguanta un vino embotellado según su tipo.

¿Cuánto tiempo aguanta un vino embotellado según su tipo?

El tiempo de consumo óptimo de un vino puede variar en función de numerosos factores, desde la añada con la que es elaborado hasta el tipo de crianza que ha tenido para su posterior embotellado, por lo que depende del tipo de vino y de sus características en general.

Vinos rosados

Los vinos rosados destacan por ser caldos suaves, afrutados y muy frescos, motivo por lo que suele recomendarse su consumo durante el año siguiente a su embotellado, aunque existen ciertos rosados que pueden aguantar hasta los 2 años embotellados.

Vinos blancos jóvenes

El vino blanco es un caldo agradable, con diferentes matices otorgados gracias a las diferentes vides blancas con las que se elabora y aunque suelen tener un tiempo de guarda mayor al rosado, en el caso de los vinos blancos jóvenes se recomienda beber entre un año y dos después de su embotellado, tiempo que permite una mejor expresividad.

Vinos blancos con crianza en barricas

Los vinos blancos con crianza en barricas tienden a ser caldos más definidos gracias a los matices que le otorga el tiempo de envejecimiento, por lo que se recomienda mantener entre tres y cinco años luego de su embotellado, tiempo que le permite expresarse de forma definida, sin embargo, si lo dejamos más tiempo podemos alterar su composición química y su sabor no sería el mismo.

Vinos tintos

En el caso de los vinos tintos, podemos encontrar una amplia gama de ellos en el mercado, desde jóvenes, hasta los gran reserva que pueden permanecer embotellados más tiempo del imaginado por nosotros.

Tintos jóvenes

Son caldos frescos y sutiles, por lo que se recomienda consumir antes de los dos años desde su embotellado, lo que evitará que al descorcharse obtengamos un caldo cuyas condiciones generales han mermado producto del tiempo de guarda.

Tintos con crianza

Los vinos tintos con crianza son caldos más robustos, con matices mucho más definidos gracias al tiempo que ha permanecido envejeciendo, sin embargo, para disfrutar de todo su esplendor se recomienda consumir entre los 2 y 5 años tras su embotellado.

Tintos Reservas

Los vinos tintos reservas se caracterizan por presentar cualidades organolépticas únicas, las cuales son más evidentes gracias al tiempo que ha permanecido reservado, sin embargo, para disfrutar de su calidad puede disfrutar de tiempos de guarda comprendidos entre los 6 y 10 años.

Tintos Gran Reserva

Este tipo de vino es el que mayor tiempo de maduración puede alcanzar, la media suele estar entre los 15 años, pero existen algunos grandes reservas de gran calidad que pueden llegar a aguantar embotellados óptimos durante décadas o hasta mejorar sus cualidades naturales con el paso del tiempo.

Vinos generosos

Los vinos generosos varían de acuerdo a su estilo, en el que caso de los vinos de Jerez, para el fino y el amontillado se recomienda un año, mientras que para el oloroso de cinco a diez años y para el cream hasta los 15 años.

Es importante destacar que hay vinos generosos fortificados que pueden aguantar mucho más tiempo embotellados superando así los quince años.

Vinos espumosos

Los espumosos son vinos que deben disfrutarse pronto ya que con el tiempo van perdiendo su gas carbónico, por lo que se recomienda consumir al año, pudiendo llegar a aguantar en óptimas condiciones hasta los 2 años máximo.

En todo caso, dependiendo de su almacenamiento correcto, el vino puede aguantar embotellado durante un tiempo y como hemos visto dependiendo del tipo será  el tiempo de guarda del mismo, por lo que saber cómo almacenarlo también es un punto importante en el tema de los vinos.

¿Cómo debe almacenarse el vino de forma correcta?

El vino es una bebida delicada, que necesita algunas condiciones para mantener sus cualidades organolépticas adecuadas y no alterar su composición natural.

Todo comienza desde la bodega, y es que resulta importante que se haya llenado el tapón de manera óptima sin que se haya introducido oxígeno y sin dejar que este entre a través del propio tapón, el cual debe ser de corcho de calidad y hermético.

Otro factor importante es la temperatura, y es que para que un vino se mantenga embotellado durante el tiempo acorde a su estilo es vital que esté a temperaturas adecuadas, lo que evitará alteraciones en él.

Además, la posición de guarda de las botellas también es importante y es que ellas deben estar en posición horizontal o invertida en el caso de rosados, blancos y tintos, esto permite que el corcho permanezca elástico y en contacto con el vino, evitando cualquier posible agrietamiento que permita la entrada innecesaria de oxígeno que puede terminar alterando el caldo.

El vino es una bebida delicada por lo que es importante conocer desde cuánto tiempo aguanta un vino embotellado hasta como debe permanecer almacenado para conservar sus cualidades y no terminar dañándose de forma innecesaria.

Tintos, blancos, rosados, generosos o espumosos son un gran abanico de opciones que se ajustan a cada paladar para permitir un mejor disfrute según sea la preferencia de quién lo degustará solo o acompañado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.