¿Cómo hacer whisky casero? (Receta e ingredientes)

50 años hace

¿Te gustaría saber cómo hacer whisky? El whisky es una bebida que goza de muy buena reputación y es sinónimo de fuerza y calidad, y es que es un licor que no todos los paladares saben apreciar, por lo que disfrutarlo es sublime y especial.

El whisky posee historia y con ella ha logrado traspasar fronteras llegando a posicionarse dentro de países como Irlanda y Escocia donde su producción juega un papel fundamental, aquí te diremos cómo hacer whisky.

¿Cómo hacer Whisky?

Muchas veces hemos disfrutado de una buena velada en compañía de un delicioso trago de whisky, pero poco conocemos sobre su producción.

Por lo que seguro alguna vez surgió la pregunta de ¿Cómo hacer whisky?, pues el whisky se hace siguiendo un estilo determinado.

Para hacer whisky es necesario saber que este licor se preparar con cereales como la cebada, el trigo, el centeno y el maíz.

Además pasa por un proceso de fermentación, destilación y añejamiento que da como resultado un líquido único y especial con complejidad organoléptica.

+9 Simples paso para hacer whisky

De seguro alguna vez disfrutando de un buen whisky has pensado cómo hacer whisky, pues para poder hacer whisky debemos cumplir con las fases principales.

Estas logran dar como resultado un licor delicado, sublime que se impregna de la madera logrando el sabor y color tan particular y que hacen del whisky el agua de vida, aquí te diremos como se prepara el whisky.

1.- Agua

No existiría el agua de vida sin agua, y es que es uno de los ingredientes primordiales a la hora de la elaboración de whisky. El agua es el responsable de alentar a la cebada a germinar durante el proceso de malteado y se añade en la etapa de maceración para extraer los azúcares y hacer el mosto.

Es por ello que las destilerías son a menudo abiertas en lugares donde existe una fuente pura como un arroyo o riachuelo de montaña, lo que permite tener un licor de calidad ya que el agua utilizada en el proceso debe ser potable y libre de contaminantes, con altos niveles de minerales y materia orgánica.

2.- Cebada

Para poder hacer whisky es necesario tener cereales, ya que estos son los que proporcionan el almidón que se convierte en alcohol.

El whisky escocés se puede hacer de trigo, avena, centeno o maíz pero para ser un whisky escocés de malta pura el grano debe ser exclusivamente cebada.

La cebada se clasifica en una escala de 1-9 en cuanto a su calidad y su consistencia, y solamente los tres grados superiores son adecuados para maltear que es una fase importante en la elaboración de whisky.

3.- Levadura

Te preguntarás ¿Para hacer whisky es necesario utilizar levadura?, pues la levadura es el ingrediente final necesario para hacer whisky de malta, y es que es el encargado de convertir el azúcar en alcohol.

La levadura genera dióxido de carbono y otros compuestos llamados congéneres, los cuáles incluyen alcoholes superiores que contribuyen al sabor final del whisky de malta.

Pero para ello es necesario que existan las condiciones adecuadas, es decir, que esté cálido, húmedo y con mucha azúcar.

4.- Malteado

El principal paso para convertir la cebada en whisky es el malteado, y es que la cebada por si sola tarda semanas o meses en comenzar a germinar.

Por lo que la inmersión de la cebada en agua tres veces, con descansos al aire entre estas permiten que el grano comience a germinar en cuestión de días.

Después de que se realiza el remojo, la cebada se vierte en grandes tambores donde se sopla aire fresco y humidificado para controlar la temperatura.

Luego de cinco días la cebada germina, rompiendo las paredes celulares dentro del grano y produciendo enzimas que convertirán el almidón en azúcares solubles.

Pero para poder evitar que se haga la germinación completa y preservar los azúcares, la cebada debe ser calentada y secada.

5.- Molienda

La cebada malteada se debe secar a un nivel de humedad de alrededor del 5% antes de que comience la molienda, o se puede obstruir el molino donde se realizará la molienda.

Aquí el molino toma la malta seca y con sus rodillos gigantes muele la cebada y formar una harina gruesa conocida como molienda.

La molienda está compuesta por cáscaras, sémolas y harina fina, pero si la harina es demasiado fina podría atascarse en la cuba de maceración, y si es demasiado gruesa el licor se drenará muy rápido impidiendo la extracción de azúcar.

6.- Maceración

La molienda obtenida se introduce en la cuba de maceración a la cual se le añade agua caliente, lo que permite disolver los azúcares, pero debe controlarse muy bien la temperatura ya que si el agua es demasiado caliente se matarán las enzimas.

Este proceso da como resultado el mosto, el cual es drenado a través del suelo perforado de la cuba de maceración y posteriormente enfriado a una temperatura de entre 16 y 20 grados centígrados.

7.- Fermentación

Una vez obtenido el mosto este es llevado a las cubas de acero inoxidable o madera de pino para su fermentación, y es cuando se agrega la levadura que es la responsable de comenzar el proceso de fermentación, ya que convierten la mezcla en alcohol y dióxido de carbono.

Pero en el whisky no se realiza una sola fermentación, y es cuando una fermentación secundaria con bacterias comienza en la cuba de fermentación, produciendo químicos complejos que afectan el grado de acidez del producto influyendo incluso en el carácter del licor final.

8.- Destilación

¿Cómo hacer whisky?, pues esta pregunta tiene una respuesta lógica, los destiladores deben usar un alambique de cobre, el cual es un proceso conocido como destilación por lote.

El lavado se calienta en un alambique y al alcanzar los 78 grados céntígrados el alcohol hierve y el vapor se eleva hacia un condensador, dando como resultado un líquido conocido como vinos bajos, con un contenido de alcohol de 23%.

Luego el contenido es destilado nuevamente, lo que se conoce dentro del proceso del whisky como segunda destilación, y es aquí donde se produce un líquido que tiene cerca del 70% de contenido alcohólico.

9.- Añejamiento

Para ser whisky, el líquido obtenido luego de las fases anteriormente mencionadas el licor permanece en  barrica de roble durante al menos tres años.

Lo que nos hace preguntarnos ¿Por qué se utilizan barricas de Roble?, pues el roble posee celulosa y hemicelulosa que caramelizan el líquido, añadiendo dulzura y color al mismo lo que además le otorga complejidad gracias a la oxidación, elimina la dureza y aumenta la cualidad afrutada del whisky.

¿Cuáles son los componentes del Whisky?

El whisky es una bebida alcohólica que no contiene proteínas, no contiene carbohidratos y no contiene grasas ni azúcares, por lo que aporta 247 calorías al cuerpo.

Dentro de los componentes que posee el whisky podemos encontrar:

  • Posee vitaminas A, B1, B3, B6, B12, C, D, E
  • Contiene minerales como hierro, fósforo, selenio, potasio, ioduro, zinc
  • Posee bajo nivel de sodio
  • Es rico en agua
  • Posee antioxidantes
  • Aporta energía
  • Contribuye con la buena circulación

¿Cómo se toma el Whisky?

El whisky presenta variados sabores por lo que podemos encontrar desde aquellos suaves con notas afrutadas, o con sabor a caramelo, miel y fruta madura, hasta con sabores ahumados más intensos y de gran carácter para los paladares exigentes.

Sea cual sea la opción, el whisky se puede servir en las rocas, con agua, con gaseosas o incluso con té lo que le dará un sabor especial y diferente sin alterar la base.

  1. En las rocas: Si eres de los amantes del whisky en las rocas, debes colocar en un vaso estilo old fashioned cubos de hielo y agregar el whisky, de esta manera podrás apreciar y disfrutar la escencia del whisky de forma plena.
  2. Con agua: Si prefieres suavizar el whisky pero sin que pierda su carácter lo ideal es agragarle agua fresca, esto te permitirá disfrutar de una bebida especial, por lo general se sirve en un vaso estilo old fashioned con hielo.
  3. Con gaseosas o zumos: Los zumos o las gaseosas imprimen al whisky versatilidad, lo que hará que disfrutes mucho más de una bebida bastante peculiar, por lo general se sirven en vasos altos con bastante hielo.
  4. Con Ginger Ale: Si buscas un sabor más audaz la combinación de whisky con Ginger Ale es tu opción, y es que logrará resaltar los aromas del whisky dándole un sabor nuevo pero sin que pierda su esencia natural.

El whisky es una bebida muy agradable, que gracias a su sabor y aroma capta miles de admiradores con el correr de los años.

Por lo que solo o acompañado es un aliado perfecto a la hora de disfrutar de momentos únicos y especiales.