Inicio » ¿Qué son los Polifenoles del vino? Beneficios y más

¿Qué son los Polifenoles del vino? Beneficios y más

¿Qué son los polifenoles del vino? El vino se caracteriza por ser una bebida rica en polifenoles, los cuales contribuyen en muchas cosas y tienen alto impacto positivo o negativo en nuestro organismo.

Muchas personas consumen vino alrededor del mundo, sin saber que toman una bebida llena de polifenoles que de forma natural se desarrollan y es que estos son uno de los pilares fundamentales del vino y uno de sus protagonistas principales.

Conocer que son los polifenoles del vino nos permite entender su importancia y su papel dentro de la ecuación, por lo que al comprenderlos e identificarlos conseguiremos entender el vino desde otra perspectiva.

¿Qué son los polifenoles del vino?

Es posible que algunas personas no sepan que son los polifenoles del vino, esos compuestos orgánicos que son responsables de aportar astringencia al vino, cuerpo, estructura y color.

Los polifenoles son moléculas orgánicas compuestas por varios elementos químicos, dentro de los que está el carbono, hidrógeno y oxígeno encontradas en plantas que se caracterizan por la presencia de más de un grupo fenol por molécula, como por ejemplo las uvas.

Son una gran cantidad de compuestos fenólicos los que existen, sin embargo, todos ellos se pueden clasificar en dos grandes grupos:

  • Compuestos no flavonoides o ácidos fenoles: Integrados por ácido benzoico y ácido cinámico y ubicados en todas partes del racimo de uva.
  • Compuestos flavonoides: Integrados por flavonas, antocianos y taninos, ubicados en pepitas, hollejos y raspones.

Una de las cualidades de los polifenoles, es que poseen la característica biológica de ser productos secundarios de su metabolismo y cumplen papeles muy diversos en las plantas.

Dentro de las que destaca la defensa ante herbívoros y microorganismos, así como la atracción de polinizadores, la protección de rayos solares o preservación ante condiciones climáticas adversas.

Es por ello que los granos de uvas tienden a sintetizar los polifenoles en respuesta a situaciones extremas que puedan generar estrés en el racimo, como por ejemplo la falta de agua, la llegada de hongos, variaciones de temperatura o el viento.

¿Qué son los compuestos flavonoides?

Los compuestos flavonoides son sustancias naturales muy abundantes en el vino, y que se encuentran presentes en las vides, mayoritariamente en los hollejos de las uvas.

Y se encargan de proporcionar olor, color, y sabor, pero a su vez están relacionadas también con propiedades del vino, como su capacidad de envejecimiento.

Los hollejos de las uvas tintas y blancas son ricas en flavonoles, podemos identificarlos gracias a su coloración amarilla, además presentan presentan concentraciones variables dependiendo de los diferentes tipos de uvas.

Las uvas también son ricas en antocianos, esos pigmentos tintos de las uvas que se localizan en el hollejo y en la pulpa de algunos tipos de vides, y puede depender su cantidad en función de la cepa.

Otro de los flavonoides más conocidos del vino es el tanino, una sustancia que pueden contener los vinos, como las catequinas o las procianidinas, entre otras y provienen de las partes sólidas de las uvas, es decir, hollejos, pepitas y raspón y que son transferidos al vino durante la fase de maceración.

Los taninos son cuerpos sólidos presentes en el vino, de sabor áspero y sensación astringente, pero que pueden suavizarse con el paso del tiempo o con el alcohol, y resultan fundamentales tanto en el sabor como en el tacto del vino en su paso por la boca.

¿Qué son los compuestos no flavonoides?

También conocidos como ácidos fenoles, los compuestos no flavonoides son incoloros, inodoros e insípidos, sin embargo, puede pasar que con el paso del tiempo y la oxidación se tornen de color amarillo y si entran en contacto con microorganismo son los responsables de generar compuestos que crean defectos en el vino.

Estos compuestos no flavonoides están agrupados en ácidos benzoicos y cinámicos, los cuales pueden encontrarse en el vino de forma libre o en forma combinada y son específicos de la vitis vinífera por lo que no lo encontraremos en otras frutas.

Uno de los compuestos fenoles más conocidos en el vino es el resveratrol, el cual se encuentra en el hollejo de la uva y resultan es un potente antioxidante que aporta grandes beneficios para el ser humano.

¿Qué importancia tienen los polifenoles?

Los polifenoles juegan un papel muy importante en todo el proceso de vinificación, y es que son los responsables de aportar estructura, color y astringencia al vino, los cuales se forman de manera natural.

Además, durante todo el proceso de elaboración del vino tinto el 60% de los polifenoles de la uva utilizada pasan al caldo durante la maceración y estos tienden a ser del grupo de los flavonoides, mientras que el otro 40% está compuesto por taninos y el otro 20% por antocianos.

En el caso de los vinos blancos, los polifenoles que son transferidos de manera natural durante el proceso de elaboración son del tipo no flavonoides, es decir, ácidos flavonoides.

Beneficios de los polifenoles del vino en el cuerpo humano

Los polifenoles del vino resultan ser beneficiosos para la salud, ya que funcionan como un gran antioxidante que previenen la aparición de enfermedades degenerativas del cuerpo humano, por lo que impactan de forma positiva.

  • Antioxidante: Gracias a su composición química y natural, los polifenoles del vino resultan un gran antioxidante celular, lo que previene el envejecimiento, así como demás enfermedades degenerativas.
  • Antiinflamatorio: Sus componentes naturales lo hacen un potente antiinflamatorio capaz de mejorar ciertas afecciones.
  • Antialérgico: Los polifenoles presentes en el vino también tienen propiedades antialérgicas que protegen nuestro sistema inmunológico frente a virus y enfermedades.
  • Previenen la obesidad: Favorecen la transformación de la grasa corporal en energía disminuyendo así el cúmulo de triglicéridos.
  • Fortalece el corazón: Sus componentes naturales contribuyen a un mejor flujo sanguíneo lo que a su vez permite mejorar la salud cardiovascular.
  • Disminuyen el colesterol: Permiten remover grasas innecesarias que se puedan alojar en las arterias, favoreciendo al corazón.
  • Previene la diabetes tipo 2: Uno de los beneficios de los polifenoles del vino es que su consumo previene el padecimiento de diabetes del tipo 2 a la vez de que mejoran la sensibilidad a la insulina.
  • Previene el envejecimiento: Gracias a sus cualidades antioxidantes previene el envejecimiento celular.

Los polifenoles poseen propiedades antioxidantes, pero también poseen propiedades antiinflamatorias, astringentes, plaquetarias, antibacterianas, y hasta enzimas digestivas.

Es por ello que, podemos descifrar entonces y estudios lo han demostrado que los polifenoles del vino además de resultar beneficiosos para la salud resultan ser los causantes de puntos muy importantes de esta bebida alcohólica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *