Saltar al contenido
Inicio » ¿A qué temperatura se puede arruinar un vino?

¿A qué temperatura se puede arruinar un vino?

¿Sabes a qué temperatura un vino se puede arruinar? El vino es una bebida deliciosa y delicada, cada tipo tiene una temperatura de servicio y de guarda adecuada, la que le permite mantenerse en su punto óptimo y no envejecer antes de tiempo.

Por lo que conocer a qué temperatura se puede arruinar un vino evitará que cometamos errores al momento de adquirir nuestra botella preferida y almacenarla en casa por un tiempo, y es que lo ideal es que cada vino pueda expresarse abiertamente para hacernos delirar.

¿A qué temperatura se puede arruinar un vino?

Saber a qué temperatura un vino se puede arruinar tal vez no resulte un tema fácil de abordar, y es que existen muchos factores que intervienen en el deterioro del vino, y ninguna temperatura definitiva conseguirá en sí que el vino se eche a perder.

Someter un vino a altas temperaturas puede ser una forma de dañarlo por lo que debemos estar pendientes de este factor si queremos conservar en buen estado nuestra botella de vino preferida.

Pero ¿Cuál es la temperatura adecuada? cada vino tiene una temperatura de servicio y almacenamiento.

Mantener un vino dentro de una temperatura mayor a los 21°C puede ser perjudicial, esto puede generar daños irreparables en nuestro caldo.

Por lo que, si tienes pensado comprar algunas botellas y mantenerlas en casa un tiempo antes de descorcharlas, debes estar atento a esto.

Lo ideal es cuidar los cambios repentinos de temperatura en el vino

Temperaturas de conservación de los vinos

Los vinos deben mantenerse en espacios frescos, pero lejos de la influencia de la luz solar o artificial, mantener una botella a una temperatura adecuada puede convertirse en todo un dolor de cabeza ya que podemos dañar completamente el caldo.

Lo ideal es guardar los vinos para conservarlos a una temperatura que oscile entre 5°C y los 12°C, pero ¿Qué pasa si la temperatura de almacenamiento se ubica entre los 12°C y los 18°C?

La respuesta es muy simple, el vino no madurará, pero se conservará adecuadamente.

Pero, si la temperatura llega a ser mayor a los 18°C el vino se degradará poco a poco y si resulta superior a los 20°C el vino terminará arruinado.

Si dejamos olvidada la botella en un lugar donde le pega el sol directamente, automáticamente obtendremos un vinagre en lugar de un vino.

¿Qué factores influyen para que un vino se arruine?

Saber a qué temperatura se puede arruinar un vino también incluye tener claro los factores que pueden acelerar este proceso, y es que, aunque parezca extraño existen cosas que llevarán a la catástrofe nuestro caldo preferido, algunos de ellos son:

Calor

La temperatura de conservación del vino debe rondar entre los 5°C y los 18°C, sin embargo, si hablamos de conservar una botella en la comodidad del hogar, lo idóneo es a una temperatura que oscile entre los 10°C y los 14°C.

Pero los días de verano pueden perjudicar directamente nuestro vino, y es que el calor tiende a ser mayor, por lo que si en casa no se cuenta con un lugar adecuado, almacenar nuestra botella preferida en un estante puede resultar negativo y arruinarlo.

Es importante tener presente que si vamos a comprar botellas de vinos y almacenarlas en casa lo ideal es colocarlas en un lugar fresco lejos de la humedad y la luz.

Un sótano puede ser un lugar perfecto para ellas y así evitar que se dañe nuestro vino.

Luz

La luz es una de los factores que más inciden, y es que puede arruinar el vino muy fácilmente ya que acelera sus reacciones químicas las cuales no deseamos tener presentes.

Además la exposición constante a los rayos UV del sol puede provocar que esta bebida cambie de color y su sabor se vuelva rancio.

Por lo que buscar lugares oscuros para su conservación es lo ideal ya que evitamos dañar el vino que tanto nos gusta.

Humedad

La humedad es otro de los factores que debemos cuidar a la hora de almacenar y conservar nuestro vino ya que es otra forma de arruinarlo fácilmente.

Un porcentaje muy elevado de humedad puede hacer que los hongos xilófagos se instalen entre la cápsula y el corcho dañando completamente el caldo.

Posición

La posición de la botella también es importante ya que ella permite mantener el corcho húmedo evitando la sequedad del mismo y la posible entrada de aire lo que altera el vino.

Debemos conservar el vino tinto, blanco y rosado en posición horizontal lo que evita lo anteriormente mencionado, mientras que si se trata de un espumoso la botella puede permanecer en posición vertical.

¿Cuáles son los efectos de la temperatura en el vino?

Conocer a que temperatura un vino se puede arruinar nos facilita muchas cosas, pero sabemos bien ¿cuáles son sus efectos? pues la temperatura permite que nuestro caldo pueda expresarse libremente de forma adecuada.

Es por ello que, al servirlo a una temperatura adecuada percibimos sus aromas y su sabor, la temperatura perfecta libera las cualidades organolépticas sin arruinar su gusto.

Preservar el vino a la temperatura correcta conservará las cualidades del caldo

Pero si el vino se encuentra muy frío no conseguiremos lo mejor del vino y si se sirve muy caliente su sabor puede resultar muy desagradable.

Los vinos aromáticos, especialmente los tintos, si se sirven fríos no desprenden sus aromas por lo que no podremos disfrutar de toda su plenitud.

Los vinos dulces si se sirven a una temperatura elevada genera un aumento considerable de su dulzor.

¿Cuál es la temperatura ideal para cada vino?

De acuerdo al tipo de vino que escogemos la temperatura ideal sería:

  • Vinos Blancos jóvenes: Temperatura de servicio de 8ºC
  • Vinos Blancos dulces: Temperatura de servicio que oscile entre 6°C y 8°C
  • Vinos Blancos con barrica: Temperatura de servicio que se encuentre entre los 10°C y los 12°C
  • Vinos Rosados: Temperatura de servicio que oscile entre los 6°C y los 8°C
  • Vinos Tintos jóvenes: Temperatura de servicio que se encuentre entre los 12°C y los 14°C
  • Vinos Tintos con cuerpo: Temperatura de servicio que oscile entre los 14°C y los 16°C
  • Vinos Tintos con crianza: Temperatura de servicio que se encuentre entre los 18°C y los 20°C.

El vino al ser una bebida delicada no se puede someter a cambios bruscos de temperatura ya que altera su sabor y aroma.

Por lo que si deseamos servir un vino blanco o espumoso que se encuentra a temperatura ambiente lo mejor será colocarlo en una cubitera con agua y hielo y esperar que tome su temperatura ideal.

La temperatura de un vino es un tema de importancia, no es algo que se deba tomara a la ligera ya que con ello podemos distorsionar completamente las cualidades del caldo y por ende arruinar por completo una bebida destinada al triunfo.

No conocer a qué temperatura un vino se puede arruinar puede marcar un antes y un después y es que lo ideal es poder disfrutar de todas bondades que genera descorchar una botella de vino y su paso por el paladar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.