Cerveza ¿Qué es? Beneficios, propiedades y más

50 años hace

¿Te gusta la cerveza y quieres saber más de ella? Muchas veces hemos bebemos cerveza con la intensión de refrescar el momento y así matar el calor que nos agobia en especial esos días de verano que tanto sol nos sofoca, sin embargo algunos desconocemos que es la cerveza en sí y como está compuesta.

Durante las últimas décadas la cerveza ha ido en crecimiento dentro del mercado mundial, y es que a demás de ser una bebida bastante refrescante y que presenta una gama amplia para todo tipo de paladar.

Se ha abierto camino dentro del camino natural surgiendo muchas marcas fuera de la industria que elaboran deliciosas recetas, pero te has preguntado alguna vez ¿Qué es la cerveza en sí?

Aquí te contaremos más sobre esta deliciosa rubia que tanto hace delirar.

¿Qué es la Cerveza?

La cerveza es una bebida alcohólica no destilada de sabor amargo elaborada con malta de cebada, o cualquier otro cereal, lúpulo, levadura y la no menos importante agua. Cada uno de sus componentes presenta valores energéticos de gran importancia, lo que le otorga además características alimenticias que contribuyen en nuestra salud.

De ella se derivan múltiples variantes con una amplia gama de matices gracias a las diferentes formas de elaboración y a los ingredientes utilizados. Por lo general presentan color ambarino con tonos que van del amarillo oro al negro pasando incluso por los marrones rojizos.

La cerveza es considerada gaseosa debido a que contiene CO2 disuelto en saturación que se manifiesta en forma de burbujas a la presión ambiente y suele estar coronada de una espuma más o menos persistente dependiendo del estilo elaborado.

Su aspecto puede ser cristalino o turbio y en cuanto a su graduación alcohólica suele estar ubicado entre el 3% y 9%.

Historia de la Cerveza

Históricamente se tienen indicios de que la cerveza fue desarrollada por los antiguos pueblos elamitas, egipcios y sumerios, las evidencias más antiguas de su producción datan del IV milenio A. C.  y fueron halladas en Godin Tepe, en el antiguo Elam que es la actual Irán.

Una historia que se remonta a siglos atrás

Se cree que la cerveza está ligada a los primeros pasos dados por el hombre dentro de la agricultura y la necesidad de almacenamiento de los granos. Los agricultores fueron dándose cuenta que la combinación de granos molidos, colocados dentro de un recipiente y expuestos al medio ambiente normal se fermentaban producto de la acción de microorganismos existentes en el ambiente.

Ese resultado les gustó y probaron entonces agregar agua a la pasta resultante del fermento, de ahí se presume que venga su nombre el cual proviene del latín clásico cervisia o cerevisia, el cual hace referencia a Ceres, diosa de la Agricultura.

Luego durante el siglo XIII se incorporó el lúpulo, el cual debido a sus conocidas cualidades antisépticas otorgó estabilidad a la bebida dándole además sabor y aroma. Poco a poco comienza a ser elaborada con diferentes fines y haciéndose poco a poco consumida.

La cerveza comienza a tener su apogeo en Europa y va extendiéndose poco a poco, lo que lleva a popularizarse dentro de algunas regiones su consumo y se elabora de manera más frecuente como una bebida alimenticia fermentada que dura más tiempo.

Así va creciendo poco a poco el consumo de cerveza y su elaboración por toda Europa trasladándose  a su vez a otras latitudes que la van aceptando sin problema y se abre paso dentro de un mercado popularizándose con el paso de los años desplazando ciertas bebidas alcohólicas propias y consiguiendo así miles de seguidores.

Origen de la Cerveza

Indicios históricos ubican la elaboración de la cerveza con la creación del pan entre 10.000 A. C. y 6.000 A. C. ya que tiene una preparación parecida agregando más o menos agua.

Todo parecer indicar que las cervezas primitivas eran más densas que las actuales, según la receta más antigua conocida gracias al Papiro de Zósimo de Panópolis, siglo III, los egipcios elaboraban la cerveza a partir de panes de cebada poco cocidos que dejaban fermentar en agua, esta bebida era conocida como zythum.

Se cree que los celtas incluso conocían la elaboración de la cerveza y llevaron consigo este conocimiento cuando se extendieron por la península ibérica, logrando que su uso y su elaboración se desarrollaran muy pronto.

Con el paso de los siglos la zona mediterránea se consolidó como una zona básicamente vinícola, sin embargo el norte y centro de producía cerveza. Se extendió el uso de la malta como ingrediente principal y se comienza a introducir el uso del lúpulo como aromatizante.

El lúpulo es una planta cannabácea que le confiere a la cerveza su sabor amargo característico y favorece a su conservación.

¿Tiene la cerveza beneficios para la salud?

La cerveza gracias a sus ingredientes posee propiedades naturales que benefician nuestra salud, por su puesto es posible siempre y cuando su consumo sea moderado y no se abuse del mismo, ya que entonces puede perjudicar seriamente nuestra salud.

La cerveza con moderación trae beneficiosa para la salud

Dentro de los beneficios que ofrece el consumo moderado de la cerveza para la salud podemos encontrar:

Protege el corazón

Un estudio elaborado por la Universidad de Scranton en Pennsylvania reveló que el consumo moderado de cerveza negra y en general las cervezas oscuras pueden reducir la incidencia de ataques al corazón.

Beber cerveza se vincula a un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, ya que favorece la función cardiaca global y podría tener cualidades antiinflamatorias que contribuirían a la reducción del riesgo cardiovascular.

Protege frente a enfermedades como el Alzheimer

El silicio contenido en la cerveza puede estar asociado con la protección de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer. Esto se debe a que la cerveza reduce la biodisponibilidad de aluminio en plasma y tejido cerebral, vinculado con algunas patologías neurodegenerativas importantes.

Fortelece los huesos

Un estudio realizado por la Universidad de Tufts en Estado Unidos reveló que el silicio presente en la cerveza contribuye en el aumento de la densidad ósea de la cadera entre 3,5 y 4,5 veces más. El consumo excesivo de cerveza tiene sin embargo el efecto contrario ya que debilita los huesos, por lo que su consumo con conciencia trae beneficios.

Ayuda al sistema digestivo

La cerveza posee una serie de propiedades digestivas, que incluyen la estimulación de gastrina, ácido gástrico, colecistoquinina y las enzimas pancreáticas lo que contribuye en el cuidado de la salud y el fortalecimiento del sistema digestivo.

Reduce el riesgo de cálculos renales

Estudios realizados determinaron que el consumo moderado de cerveza disminuye el riesgo de desarrollar cálculos renales. El agua y el alcohol que se encuentra presente en la cerveza aumenta el flujo de orina y la diluyen, lo que reduce el riesgo de formación de piedras.

Además el alcohol aumenta la excreción de calcio, principal causa de los cálculos renales, por lo que se recomienda consumir cerveza de forma moderada para contribuir con la salud.

Previene el envejecimiento

Un estudio realizado por la Sociedad Española de Hipertensión-Liga reveló que la presencia de antioxidantes naturales en la cerveza ayuda a reducir los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento.

La cerveza aumenta la potencia y los efectos de la vitamina E, que es un antioxidante importante en el cuerpo, por lo que puede ralentizar el proceso de envejecimiento.

Posee alto contenido de fibra

La cerveza contiene fibra la cual actúa como un laxante natural, por lo que su consumo moderado puede ayudar a las personas que sufren de estreñimiento favoreciendo así el correcto desarrollo del tracto digestivo.

Previene las cataratas

Un estudio realizado la cerveza con moderación puede reducir el riesgo de cataratas hasta en un 50 por ciento. La cerveza negra contiene altos niveles de productos químicos antioxidantes y estos protegen las mitocondrias contra las cataratas, por lo que investigadores piensan que puede ser uno de los factores que contribuyen al menor riesgo de esta afección en las personas que toman una cerveza al día.

Como podemos apreciar todos los estudios realizados sobre el consumo de cerveza y sus posibles beneficios para la salud dan como positivo que las personas consumas con moderación cerveza ya que gracias a la utilización de ingredientes naturales estimula el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, lo que nos lleva a preguntarnos cuáles son sus ingredientes que resultan tan beneficiosos para el ser humano.

Ingredientes de la cerveza

Como bien sabemos la cerveza es una bebida alcohólica elaborada con cuatro ingredientes principales los cuales son: Agua, cereal, lúpulo y levadura. Estos ingredientes son los encargados de generar la deliciosa bebida que hoy en día refresca al mundo.

Agua, cereal, lúpulo y levadura

Cereal

La cerveza se puede elaborar con cualquier cereal que pueda producir azúcares fermentables. Para ello debe ser preparado para que la gran mayoría de sus azúcares sean fermentables, la cebada suele ser el cereal más utilizado sin embargo maíz, arroz, avena y trigo son otros  cereales que se utilizan dentro de su elaboración.

Malta

Los azúcares que contiene el grano de cebada no son inmediatamente accesibles y con la utilización de una fase previa es preciso activar unas enzimas presentes en el propio grano que reducirán las largas cadenas de almidón liberando los azúcares.

Esta operación es denominada malteo o malteado y consiste simplemente en hacer germinar los granos. Cuando se estima que la activación enzimática de la germinación se encuentra en su punto óptimo, se para el proceso reduciendo la humedad del grano hasta el mínimo.

Este producto recibe el nombre de malta verde el cual luego hay que hornear. A bajas temperaturas, el tostado es mínimo y se habla de maltas claras, llamadas también maltas lager o pale según el país en que se producen. A medida que se aumenta la temperatura del horno, la malta resultante es cada vez más oscura llegando al punto de quemarse, produciendo malta negra.

Lúpulo

El lúpulo proviene de las flores maduras femeninas de la planta del lúpulo, este dota a la cerveza del gusto amargo, agradable y del fino aroma que lo caracteriza, interviniendo también en la formación y calidad de espuma.

El lúpulo se encuentra clasificado en las siguientes categorías:

  • Amargos: Son los que aportan más ácidos amargos que aromas, y sus representantes más conocidos son el brewer’s gold y el northern brewer o nordbrauer.
  • Aromáticos: Aportan más elementos aromáticos que amargos y sus representantes más conocidos son el saaz/zatec que definen el estilo pilsner de cerveza, el spalt y el tettnang en el área alemana, y los golding y fuggler en el área anglófona.
  • Mixtos: Aporta tanto características amargas como aromáticas pero menos acentuadas, y aunque es una categoría muy variada podemos mencionar el hallertau y sus derivados botánicos como el hersbrucker y sus derivados.

La variedad y el frescor del lúpulo influyen muy sensiblemente en la calidad final de la cerveza, las formas de uso son en extracto, pellet o en polvo, y la forma más habitual de utilización es en pellet.

Levadura

Las levaduras son Hongos unicelulares que consumen azúcar y producen alcohol y anhídrido carbónico y que se reproducen por gemación. La levadura es esencial para el proceso de elaboración de cerveza en donde la mayor parte de las sustancias presentes en el mosto se difunden a través de la pared hacia el interior de la célula.

Existen dos tipos básicos diferentes de levadura que definen los dos grandes grupos:

  • Levadura de alta fermentación: Recibe el nombre de Saccharomyces cerevisiae y es la que se encuentra normalmente en la naturaleza. Se encuentra en los tallos de los cereales y en la boca de los mamíferos, y fue descubierta por Louis Pasteur en 1852 en sus investigaciones sobre la cerveza. Esta variedad actúa a temperaturas de entre 12 y 24 °C y se sitúa en la superficie del mosto. Las cervezas que se consiguen con este tipo de fermentación se les llaman de alta fermentación o Ales.
  • Levadura de baja fermentación: Conocida con el nombre Saccharomyces uvarum, es una variedad descubierta involuntariamente por los cerveceros del sur de Alemania que sometían sus cervezas a una maduración a bajas temperaturas en las cuevas de los Alpes. Actúan a temperaturas de entre 7°C y 13°C y se suele situar en el fondo del fermentador, las cervezas que se elaboran con esta variedad son las llamadas de baja fermentación o lager.

Agua

Entre el 85% y el 92% de la cerveza es agua,  ella colabora en el proceso de su elaboración y en el sabor final del producto. El agua al igual que todos los demás componentes presentes en la cerveza es constantemente analizada y tratada con sulfatos, nitratos, cloruros, sodio, calcio, entre otros.

El calcio aumenta la extracción tanto de la malta como del lúpulo en la maceración y en la cocción y rebaja el color y la opacidad de la cerveza. El cobre, el manganeso y el zinc, inhiben la floculación de las levaduras, mientras que los sulfatos refuerzan el amargor y la sequedad del lúpulo y los cloruros dan una textura más llena y refuerzan la dulzura.

¿Cuáles son las propiedades de la cerveza?

la cerveza es rica en vitaminas, minerales, aminoácidos, carbohidratos y compuestos fitoquímicos, saludables siempre que se consuma de forma moderada lo que aporta al organismo beneficios que regulan su funcionamiento y mejoran la calidad de vida evitando la degeneración de huesos e incluso del sistema sanguíneo.

Cerveza, una bebida llena de propiedades

Dentro de sus propiedades podemos encontrar que la cerveza es:

  1. Hidratante: Gracias a que la cerveza está compuesta cerca de un 95% de agua por lo que resulta hidratante para el organismo y evita el estreñimiento.
  2. Digestiva: Su contenido en lúpulo facilita la digestión y despierta el apetito, resultando una bebida completamente digestiva.
  3. Diurética: La cerveza es baja en sodio y rica en potasio, lo que la hace una bebida diurética que ayuda a limpiar el organismo, además de ser apta para esas personas que sufren de hipertensión.
  4. Antioxidante: La cerveza es fuente de vitaminas del grupo B las cuales contribuyen con el buen funcionamiento del sistema nervioso y el regeneramiento celular, ayudando a reducir los agentes oxidativos que producen el envejecimiento, a la vez que previene enfermedades degenerativas.
  5. Regenerante celular: La cerveza contiene ácido fólico, una vitamina esencial para el sistema nervioso y la regeneración celular lo que la convierten en una bebida beneficiosa incluso durante el embarazo, siempre y cuando no contenga alcohol.

Como podemos entender, la cerveza presenta vitaminas y minerales los cuales provienen de las sustancias naturales que se utilizan dentro de su elaboración y que son la raíz principal de estas, por lo que el sonsumo de forma moderada contribuye con el buen desarrollo de la salud evitando coagulaciones, reforzando nuestros huesos y regulando el sistema digestivo.

¿De qué está hecha la cerveza?

La cerveza está hecha de agua, malta de cebada, lúpulo y levadura como base escencial y fundamental en su elaboración, sin embargo algunas recetas incluyen frutas, vainilla, café, torrefactos y hasta chocolate que añaden un sabor más afrutado, dulce o diferente y que logra agradar el paladar de todos.

El agua representa el 95% de la cerveza, por lo que sus características y cualidades van a definir su sabor, por lo que todo cervecero debe tenerla muy en cuenta a la hora de elaborarla, ya que se utilizan aguas blandas se obtienen cervezas claras y si se utilizan aguas duras se obtienen cervezas de color más oscuro.

La malta de cebada proporciona el sabor y el color a la cerveza, razón po la cual si está más o menos tostada puede dar un sabor a caramelo o torrefacto. La malta base más utilizada en la elaboración de la cerveza es la malta Pale o la Pilsen, la cual compone alrededor de un 85% a 90% de la malta a utilizar, mientras que el porcentaje restante está compuesto por las llamadas maltas especiales, como es la malta Caramel o la malta Blacklas cuales son utilizada para las cervezas negras como las Porter o Stout.

El lúpulo es una planta que aporta el aroma y el amargor a la cerveza, a la vez que funciona como un conservante natural. Algunos de los lúpulos más utilizados para las cervezas de estilo Indian Pale Ale son el Simcoe, Cascade, Centennial o Amarillo, todos ellos lúpulos americanos que dotan de un gran sabor cítrico y tropical a la cerveza, mientras que las cervezas oscuras suelen utilizar lúpulos clásicos ingleses como el Fuggle o Target.

En cuanto a la levadura es un hongo que convierte los azucares extraídos de la malta en alcohol a través de la fermentación. Tanto para la producción de las cervezas Ale como  de las Lager se añade levadura, mientras que para las de estilo Lámbic no se utiliza ya que se fermenta con las levaduras salvajes de la zona en unas grandes piscinas abiertas.

La elaboración de la cerveza mantiene siempre el mismo formato y utiliza los mismos ingredientes base por lo que aunque existe una gran variedad siempre tiene las mismas características prácticamente. Lo que nos lleva a preguntarnos entonces ¿Al utilizar levadura la cerveza engorda?, veamos a continuación si es un mito o una realidad.

¿Engorda el consumo de cerveza?

Un estudio realizado reveló que la cerveza no engorda como muchas personas pensaban, y es que lo que realmente engorda de la cerveza es cuando la acompañamos de aperitivos grasos que comemos durante el día.

La cerveza es una bebida natural que surge como el resultado de la fermentación mediante levadura del mosto elaborado con malta de cebada y aromatizada con lúpulo. Su sabor es ligeramente amargo y su color amarillento, aunque su apariencia final y su color depende directamente del grado de tostado de la malta de cebada.

Cerveza, una bebida que no engorda

Se ha constatado que la cerveza puede perfectamente formar parte de una alimentación saludable, ya que su consumo moderado no causa un aumento de peso, por el contrario la cerveza contribuye con la pérdida de peso a la vez que evita el estreñimiento, reduce el colesterol malo en la sangre, previene la diabetes, la gripe y el Alzheimer.

Sus componentes naturales la hacen una bebida que aporta minerales y vitaminas al cuerpo evitando sufrir de enfermedades degenerativas y fortaleciendo nuestro sistema inmunológico.

¿Cuántas calorías tiene la cerveza?

El contenido de calorías y carbohidratos que tiene la cerveza varía según el tipos que se consuma y que se compre. La cerveza tiene calorías provenientes tanto del alcohol como de los carbohidratos, esto es lo que normalmente se conoce como calorías vacías, ya que no contienen una cantidad significativa de nutrientes que ayuden en las funciones de nuestro organismo, mientras que en otras ocasiones sus nutrientes contribuyen con el buen funcionamiento del organismo.

Así bien podemos encontrar que una cerveza Ale contiene 35 calorías por cada 100 ml, una cerveza de trigo contiene 45 calorías por cada 100 ml. La India Pale Ale contiene 51 calorías por cada 100 ml mientras que una lager contiene 43 calorías por cada 100 ml. Como podemos ver dependiendo del tipo que se beba la cerveza presenta diferentes cantidades calóricas.

La cerveza es una bebida refrescante, deliciosa y amarga que se ve equilibrada con la dulzura propia que desarrolla durante su proceso de fermentación. Rubias, negras, rojas y tostadas se abren paso dentro de las preferencias de los amantes del alcohol ya que logran refrescar y beneficiar a quién las disfruta.