¿Cómo se hace el vino blanco? (Receta mas popular)

¿Quieres saber cómo se hace el vino blanco? Para muchas personas el vino blanco resulta ser una bebida atrayente, su temperatura y sus cualidades organolépticas consiguen atrapar a todo el que busca algo fascinante.

El vino blanco presenta matices amarillentos que lo hacen muy agradable a la vista y sabores que varían de acuerdo a la cepa seleccionada para su elaboración.

Y aunque suelen ser utilizadas las uvas blancas para su elaboración y resulte curioso, también se utilizan ciertas vides tintas.

Pero, conocemos realmente ¿cómo se hace el vino blanco?, cada caldo tiene sus secretos y guarda en sí mismo enigmas desconocidos para sus seguidores, sin embargo, su proceso de elaboración resulta ser el mismo en líneas generales.

Descubrir cómo se hace el vino blanco permitirá abrir más nuestra pasión por un caldo fascinante que gracias a sus cepas consigue arrodillar a sus pies a todo aquel que lo degusta.

¿Cómo se debe preparar el vino blanco?

El vino blanco tiene su propia metodología de elaboración, algunos van presentando diversa gama de matices que van desde el amarillo pálido hasta el que contiene destellos verdosos y que gracias a sus aromas y sabores consiguen envolver a cualquier persona.

Por lo general las uvas seleccionadas son despojadas de sus hollejos, pepitas y rabillos con el fin de evitar cualquier sustancia que le pueda imprimir amargor al caldo.

Pero, también existen algunos que al igual que el vino tinto entran en contacto con sus hollejos para obtener mayor gama organoléptica.

Entender cómo se hace el vino blanco pasa por conocer su proceso desde la vendimia, la cual es la primera etapa de todo, y la fase de embotellado.

Y es que a lo largo de esta cadena de elaboración surgen puntos de gran interés que son los responsables de la calidad del caldo final.

¿Cómo se hace el vino blanco? paso a paso

El vino blanco es un caldo sutil, agradable y muy aromático, sus etapas dentro del método de elaboración permiten obtener diferentes vinos que guardan en sí mismos secretos que solo el maestro elaborador conoce y que lo hace tan especial y particular.

Paso a paso se da un proceso que encierra diferentes escalafones que permiten dar un resultado final perfecto y que al momento del descorche genera placer al cuerpo.

 

1.- Vendimia

La vendimia es el primer paso dentro de la forma en cómo se hace el vino blanco, y es que es justamente aquí el punto inicial de todo.

Aquí se seleccionan las mejores uvas y separan las que puedan estar malas, podridas o estropedas, para ello la vendimia suele llevarse a cabo cuando las uvas están a su máximo potencial aromático, a diferencia de las uvas para vinos tintos.

2.- Despalillado

Una vez son seleccionadas las mejores uvas para la elaboración del vino blanco, se transportan con mucho cuidado hasta el despalillado.

Lugar donde se realiza un proceso en el que se separan las uvas de los rabillos, raspón o cualquier otra parte herbácea del racimo que puedan venir adheridas al momento de la selección.

3.- Estrujado

Una vez termina el proceso del despalillado se pasa a una fase de estrujado, la cual consiste en romper los granos para extraer el máximo jugo posible sin que se aplasten los elementos sólidos como son los rabillos, pieles y pepitas para evitar malos sabores en el caldo.

El mosto será el primer jugo que sale y tendrá un bajo contenido de polifenoles gracias al no tener contacto con la piel de las uvas.

Entrada Relacionada

4.- Maceración

Algunos vinos blancos no son sometidos a la etapa de maceración ya que el maestro elaborador prefiere hacerlos ligeros y más frescos, pero, si se busca crearle más cuerpo y mayor poder aromático, entonces el mosto pasará unas horas en contacto con la pulpa y piel.

Si el vino blanco ha sido elaborado a partir de uvas tintas, los hollejos son separados del mosto durante este paso ya que éstos son justamente los que dan el color al vino gracias a sus polifenoles y taninos.

5.- Prensado

Para seguir entendiendo como se hace el vino blanco, debemos hablar del prensado, una parte fundamental de todo el proceso, aquí la mezcla resultante de pulpa, pieles, pepitas y rabillos se prensa para extraer el máximo mosto posible.

El prensado debe efectuarse suavemente y no de forma agresiva ya que de esta manera se obtienen sabores de mejor calidad.

6.- Desfangado

El mosto debe estar limpio de sustancias y para conseguirlo se cambiar el mosto de recipiente dejando en el fondo los restos sólidos del mismo y permitiendo que pueda reposar unas horas, un paso fundamental al momento de hacer vino blanco.

7.- Fermentación

Quizás el paso más importante de todo el proceso de cómo se hace el vino blanco, además un punto delicado en el que se debe tener mucho cuidado, y es que es aquí donde los azúcares contenidos en el mosto se convierten en alcohol.

Para ello entran en escena las levaduras, que pueden estar presente de forma natural en las uvas o, que se añaden de forma artificial para así poder facilitar la fermentación.

Se introduce entonces todo el jugo obtenido tras el prensado en cubas por lo general de acero inoxidable, se añaden levaduras y se deja fermentar a temperaturas de entre 18 y 20°C durante unas tres semanas aproximadamente.

Existen incluso ciertos vinos blancos que se fermentan en barricas de roble, para así conseguir más cuerpo, aroma y grado alcohólico.

Durante este proceso es de vital importancia controlar la densidad del mosto para poder determinar la cantidad de azúcar que va quedando y la temperatura, ya que si no es la adecuada se puede detener el proceso de fermentación o generar una fermentación muy lenta.

Preparacion de vino blanco con fermentación Maloláctica

Al igual que el vino tinto, existen ciertos vinos blancos que pasan por la etapa de fermentación maloláctica, por lo que serán fermentados en barricas y recibirán bacterias que transforman el ácido málico en láctico.

1.- Trasiego

Al culminar la fase de fermentación el caldo es colocado de un depósito a otro con el fin de precipitar las partículas sólidas a través de la gravedad y así poder eliminar cualquier resto sólido que pueda tener.

2.- Clarificado

Para terminar de purificar el caldo se procede a realizar un clarificado luego del trasiego por si quedan algunas sustancias que no deban estar, para ello se añaden sustancias químicas clarificantes que arrastran las impurezas que puedan existir.

3.- Crianza

Si se desea madurar el vino durante un largo periodo se coloca en barricas de roble durante varios meses lo que le dará al caldo un aroma y cuerpo determinados.

4.- Estabilización y Filtrado

Para conseguir estabilizar el vino blanco obtenido se somete el caldo a bajas temperaturas para disminuir su concentración de bitartratos potásicos y que no se formen sales en la botella, una vez pasada esta fase se procede entonces a filtrar finalmente para obtener un vino más óptimo.

5.- Embotellado

Una vez se tiene el caldo deseado se procede entonces a su embotellado, aquí el vino se deja madurar días, semanas o meses en la bodega hasta que esté listo para salir al mercado. Es importante que no se airee demasiado ya que se pierden cualidades que lo definen como tal.

El vino blanco es una bebida deliciosa que ha conseguido captar la atención de personas que buscan algo diferente lleno de matices, aromas y sabores únicos.

Por lo que entender cómo se hace el vino blanco resulta importante, ya que se valora más el caldo que tenemos entre los dedos y que hace delirar nuestro paladar.

Esta nota fue actualizada el 26 agosto, 2020