¿Cómo se hace el vino tinto? (Ingredientes + Receta)

¿Te gustaría saber cómo se hace el vino tinto? El vino tinto es muy conocido, su sabor, aroma y color lo hacen una bebida bandera para miles de personas que se ven seducidas por sus cualidades generales.

El vino tinto posee una amplia gama de seguidores que lo prefieren sobre otras bebidas alcohólicas gracias a su estilo, pero, sabemos realmente ¿cómo se hace vino tinto?

Y es que hablamos de un caldo muy particular, por lo que su método de elaboración encierra varios factores de interés que dan como resultado un exquisito acompañante.

Hacer vino tinto es un proceso milenario que con el paso del tiempo se ha sofisticado llevando así a la implementación de métodos de gran complejidad.

Sin embargo, su raíz principal es la misma la utilización de la uva, por lo que comprender como se hace vino tinto nos permite abrir nuestra riqueza intelectual.

¿Cómo se hace el Vino Tinto?

Hacer vino tinto no es cualquier cosa, y es que su método de elaboración incluye varios factores que se deben tener en cuenta para poder conseguir un caldo de calidad y exquisito sabor.

Y es que además cada cepa utilizada tiene su forma y su cuidado y siendo la base principal de nuestro vino es de zumo interés.

Para poder comprender cómo se hace vino tinto es importante conocer que pasos debemos seguir para conseguir un caldo óptimo, es por ello que a continuación indicaremos que pasos se emplean.

Hacer vino tinto incluye un elemento principal, la uva, la cual es la protagonista de dar como resultado un caldo de calidad. Existe una amplia variedad de cepas que permiten gracias a sus cualidades dar paso a vinos únicos en el mundo.

Si el vinicultor desea hacer vino tinto joven muy afrutado suele utilizar el método de maceración carbónica, que es nada más y nada menos que la elaboración con racimo entero, mientras que, si desea elaborar un vino de mayor calidad, que es por lo general lo más utilizado, se va por el proceso de despalillado y estrujado.

¿Cuales son los pasos para hacer vino tinto?

Cada bodega tiene sus propios métodos de elaboración, pero por lo general suelen ir de la mano de un método que permite obtener todos los beneficios de la vid.

1.- Despalillado

El despalillado es un proceso a través del cual se separan las uvas o vides del racimo, este proceso es también conocido por muchos entendidos como el raspón. Para ello en tiempos antiguos se utilizaba la mano, sin embargo, hoy en día el proceso ha ido en avance y suele utilizarse máquinas especiales conocidas como despalilladoras.

Las ramas y las hojas de la cepa suelen generar aromas y sabores amargos al mosto durante su posterior maceración, por lo que se hace necesario quitarlas y para ello se separan las uvas que han sido seleccionadas en la vendimia del resto del racimo.

2.- Estrujado

Una vez se sacan todas las uvas del racimo son llevados a una máquina llamada estrujadora, también conocida como pisadora.

Aquí se romperá la piel de la uva, conocida como hollejo y se extrae la mayor cantidad de mosto de la vid. El estrujado debe ser demasiado minuscioso, y es que se debe evitar a como de lugar que se rompan las semillas de las uvas, ya que si esto sucede entonces puede darle amargor al mosto.

Una vez se estrujan las uvas, se obtiene una pasta líquida a la cual es añadido el anhídrido sulfuroso, luego la misma es trasladada a un depósito, donde se dará inicio al proceso de fermentación.

3.- Maceración y Fermentación Alcohólica

Una vez la uva pasa por el estrujado y se obtiene la pasta líquida deseada se procede a mantener a una temperatura controlada durante unos días, este proceso es conocido como la maceración, un punto de vital importancia dentro de nuestra elaboración de vino tinto.

La maceración permite la fermentación, dando pie a que el mosto adquiera su color, y características gracias al contacto directo con los pigmentos de los hollejos.

Y es que es justamente este el encargado de aportar los elementos indispensables que distinguen el vino como su tanino, entre otros factores.

La maceración se lleva a cabo en depósitos y es a través de las levaduras presentes de forma natural en la piel de las uvas que se da comienzo al proceso de fermentación, denominada además fermentación alcohólica ya que el azúcar de las uvas se transforma en alcohol etílico.

Entrada Relacionada

Es la fermentación la que permite que el dióxido de carbono suba hasta la superficie produciendo un burbujeo que arrastra las partes sólidas de la mezcla.

Este efecto crea en la superficie una capa sólida compuesta por hollejos, pulpa y pepitas que flotan sobre el mosto, proceso conocido también como el sombrero.

Durante el proceso y para facilitar que las partes sólidas sigan en contacto con el mosto se llevan a cabo las labores de remontado, que no es más que la extracción del mosto por la parte inferior del depósito para reintroducirlo por arriba, regando el sombrero.

Luego se da el bazuqueo, fase en la que se rompe el sombrero de forma manual con la ayuda de una vara para que se mezcle con el mosto, y en la que los hollejos terminan transfiriendo algunas propiedades al vino que lo hacen característico.

Todo el proceso puede llevar en 10 y 14 días, y su temperatura no deben ser superiores a los 29°C, por lo que transcurrido este tiempo se transfiere el líquido a otro depósito para comenzar otra fase.

4.- Prensado

Una vez se da el descube, el resultado sólido es sometido a un prensado que permite extraer todo el vino, los restos denominados y conocidos como orujos son enviados a las alcoholeras para su destilación posterior.

De acuerdo al tipo de prensado se obtiene diferentes calidades del vino, las cuales son definidas por el experto.

5.- Fermentación Maloláctica

Una vez pasado por los pasos anteriores y para comprender mejor como se hace el vino tinto, el caldo obtenido es sometido de nuevo a un nuevo proceso de fermentación el cual se lleva a cabo en un tiempo de entre 15 y 21 días que permiten que el ácido málico junto con el ácido cítrico y tartárico se conviertan en láctico, lo que da como resultado un caldo mucho más agradable para el consumo final.

6.- Trasiego

Al culminar su segunda fermentación, el vino es trasladado de un depósito a otro en un proceso conocido como el trasiego, el cual permite que el vino quede limpio al acumular en el fondo las materias sólidas restantes luego del proceso inicial.

El proceso del trasiego se repite de forma periódica, lo que evita posibles contaminaciones producidas por restos sólidos presentes en el vino al momento de su elaboración y permite airear el mismo, un paso importante que permitirá obtener un caldo mucho más óptimo y de mejor calidad.

7.- Clarificación

Para continuar entendiendo cómo se hace el vino tinto, es importante conocer el proceso de la clarificación, en el cual se suelen emplear sustancias orgánicas que se encargan de arrastrar al fondo las impurezas del vino, esto se lleva a cabo en barricas y de ser necesario y considerarse necesario puede incluso llevar al filtrado.

8.- Envejecimiento o Crianza

Luego de pasar por las fases anteriores y ya obtener un caldo completamente limpio se pasa al proceso de envejecimiento o crianza, el cual es llevado a cabo en barricas de roble.

Estas barricas son especiales, es decir, la madera con las que se elaboran por lo general son de roble francés o americano y pasan por un proceso de calor que les da forma.

Y al entrar en contacto con el fuego el interior de las mismas presentarán diferentes grados de tostado que modificarán el carácter de nuestro vino.

Es importante conocer que las barricas en las que se lleva el envejecimiento o crianza del caldo son escogidas de acuerdo a su dureza, permeabilidad y porosidad que permiten que el vino obtenga notas aromáticas que dan identidad propia a nuestro vino como lo son: amaderadas, tostadas, ahumadas, cítricas entre otras.

Por lo general los vinos que llevan este proceso son los Reserva, Gran Reserva y Crianza, mientras que los vinos jóvenes tienen salida inmediata al mercado.

9.- Embotellado

Una vez que ha culminado el proceso anterior el vino es embotellado, lo que permite que el caldo evolucione eficazmente y es que, al colocarse el corcho, este asimila el oxígeno consiguiendo un punto perfecto necesario para el producto final.

El envejecimiento en botella permite que el vino se estabilice y sus propiedades organolépticas consigan el equilibrio perfecto producto de su paso por las barricas de roble.

¿Cómo se hace el vino tinto? es una pregunta que muchas personas curiosas y ávidas de información se hacen y es que el mundo vinícola encierra secretos.

Los cuales se deben a las pericias y toques personales de cada Bodega y que además permiten que cada caldo obtenido sea diferente e inigualable.

El vino tinto es una de las bebidas favoritas del mundo, miles de personas lo prefieren gracias a su calidad y sabor, lo que además permite acompañar comidas diversas consiguiendo un punto de explosión de sabores que logran hacer que nuestras papilas gustativas disfruten mucho más.

Conocer como se hace el vino tinto permite adentrarnos en un mundo desconocido por muchos seguidores de esta fascinante y elegante bebida alcohólica que recorre el mundo y que hoy por hoy se mantiene dentro de las grandes preferencias.

Esta nota fue actualizada el 26 agosto, 2020