Alambique ¡El método discontinuo de Destilación!

¿Quieres saber que es un alambique y para qué funciona? Si eres un amante de las bebidas alcohólicas y te gusta conocer todo sobre su proceso de elaboración, en esta oportunidad te explicaremos todo sobre el Alambique.

Acompáñanos y descubre poco a poco sobre el instrumento con el que se obtiene el alcohol que da como origen diferentes licores, destilados o incluso bebidas espirituosas.

¿Qué es un Alambique?

El alambique es nada más y nada menos que un instrumento de metal utilizado para la evaporación y luego condensación de los alcoholes producto de diferentes mezclas, es un método discontinuo de destilación.

Este instrumento era fabricado en cobre, lo que le originó el color tan característico de los alambiques más antiguos, sin embargo hoy en día, existen distintas aleaciones que dan paso a nuevos alambiques con colores más metalizados.

Origen del Alambique

Todo parece indicar que el Alambique fue inventado por el sabio persa Al-Razi durante el siglo X, con la finalidad de producir perfumes, medicinas y el alcohol procedente de las frutas fermentadas.

La palabra alambique proviene del árabe al-inbīq y del griego ambix y también es conocido como alquitara y alquimia.

¿Cómo funciona un Alambique?

Un Alambique es una herramienta de destilación simple la cuál está constituida por una una caldera, un capitel, un cuello de cisne y un recipiente de refrigeración.

Un alambique funciona calentando la mezcla que se quiere destilar en la caldera, una vez realizado este paso se aumenta la temperatura y se separan los productos más volátiles.

Los cuales empezarán a ascender desde el capitel, el cual debe poseer un volumen determinado en relación al de la caldera.

Entrada Relacionada

Es necesario que el capitel sea así para evitar la condensación del líquido evaporado y luego pasa de ahí al cuello de cisne, el cual muchas veces es transformado en un serpentín en el que el vapor se condensa por reducción de la temperatura y se recolecta en el recipiente final en forma líquida.

Los alambiques utilizados para destilar las bebidas alcohólicas son fabricados con cobre, esto debido a que este tipo de material no adiciona sabor al alcohol, resiste los ácidos y conduce bien el calor.

Si se busca un destilado de mejor calidad se procede a realizar varias destilaciones por lo que se obtendrán alcoholes más puros.

Cómo hacer un alambique casero paso a paso

Un alambique es una herramienta que puede ser utilizada para diversos objetivos, y es que desde purificar el agua hasta realizar medicinas es posible gracias a este artefacto de múltiples utilidades.

Para poder hacer un alambique artesanal deberás tener los siguientes materiales:

  • Olla a presión o caldero de cobre o acero inoxidable
  • Tubo de cobre de 8mm
  • Tapón de corcho
  • Termo grande o un enfriador de agua pequeño, en caso de no tener puede utilizar un cubo pequeño de plástico
  • Acoplamientos para tubos
  • Termómetros
  • Taladro
  • Silicón o pegamento

Modo de elaboración del alambique artesanal paso a paso

Si deseas elaborar un alambique para estufa deberás realizar los siguientes pasos:

  1. Hacer dos pequeños agujeros en el tapón de corcho, uno para el tubo de cobre y otro para el termómetro, estos deben ser ajustados para que queden bien apretados y no se puedan mover dentro, es importante que el tapón encaje a la perfección en el orificio de la olla a presión.
  2. Para condensar el vapor que sale del recipiente necesitarás elaborar una bobina de cobre, para ello toma el tubo de 8mm y dale forma de espiral en uno de los extremos.
  3. La bobina tiene que ser lo suficientemente pequeña para encajar dentro del termo y tener a cada lado unos 2,5 cm, para ello a cada lado de la bobina necesitarás una sección larga y otra corta de un mínimo de 15 cm.
  4. Evita la formación de pliegues en la bobina, para que puedas lograrlo bloquea un extremo del tubo y llénalo con azúcar o sal, utiliza un embudo y sacude el tubo mientras lo llenas.
  5. Perfora y haz un pequeño agujero a un lado, por ahí saldrá la pequeña sección del tubo, el enfriador cumplirá la función de condensador.
  6. Coloca el tubo de cobre en el condensador y pasa el extremo más corto a través del agujero del fondo del termo. Luego sella los bordes del agujero con la silicona o el pegamento y pasa una sección recta del tubo a través del agujero superior.
  7. Puedes utilizar una tapa que sea fácil de poner y quitar, para ello puedes cortar un poquito el tubo una vez que salga por el agujero superior, otra sección debe ir hacia la olla a presión y conecta con los acoplamientos.
  8. Es importante que antes de conectar el tubo al recipiente debes vaciar la sal o el azúcar añadido en los pasos anteriormente expuestos.
  9. Conecta la parte más larga del tubo a la olla a presión y mete el otro extremo en la propia olla, esto debe realizarse poco, es decir, lo suficiente como para alcanzar el interior pero sin sumergirse en el líquido.
  10. Una vez cumplidos los pasos anteriores procede a colocar el termómetro en el agujero que habías preparado en el tapón de corcho., este debe estar lo suficientemente profundo como para sumergirse pero sin tocar ni el fondo ni los laterales.
  11. Listo, para que puedas ahora sí, utilizar tu alambique casero, deberás llenar el condensador con hielo, agua y sal de roca.

Es importante que tengas en cuenta que debes trabajar en una estufa eléctrica, nunca en una de llama ya que puede causarse fuego y accidentes no deseados.

Modo de elaboración de un alambique solar para purificar el agua

Si prefieres elaborar un alambique solar deberás cumplir con los siguientes pasos:

  1. Consigue un recipiente grande y profundo, este puede ser de plástico, aluminio o de acero, pero no puede estar hecho de plomo y colócalo afuera en una superficie soleada.
  2. Coloca una recipiente pequeño dentro del recipiente grande, este deberá ser más corto que los bordes del recipiente grande.
  3. Llena el recipiente grande con agua, pero asegúrate que el nivel del agua no supere los bordes de ninguno de los dos recipientes.
  4. Cubre el recipiente con un envoltorio de plástico delgada, puedes utilizar cinta adhesiva o bandas de caucho para sellarlo de manera ajustada.
  5. Coloca un peso en el centro del plástico, este deberá ser colocado sobre el recipiente, y deberá inclinar el plástico hacia abajo, pero teniendo cuidado de que el plástico no toque el recipiente.
  6. El sol evaporará el agua del recipiente grande, de manera que el vapor de agua se elevará y se condensará en el plástico, y como el plástico se encuentra inclinado la condensación rodará y caerá

Esta nota fue actualizada el 11 febrero, 2020