Saltar al contenido
Inicio » ¿Cómo almacenar el vino en casa? ¡Consejos útiles!

¿Cómo almacenar el vino en casa? ¡Consejos útiles!

¿Te gustaría saber cómo almacenar el vino en casa? Para algunas personas poder tener en casa algunas botellas de vino se convierte en algo necesario, y es que gozar de disfrutar de nuestro caldo preferido en cualquier momento es algo de suma importancia.

Pero, tal vez surjan preguntas sobre cómo almacenar el vino en casa, y evitar que por la mala manipulación pueda estropearse una bebida delicada pero exquisita.

Debido a que no todos tienen la posibilidad de contar con una cava de vinos.

El vino forma parte de una cultura gastronómica de un gran número de países quienes lo hacen parte de su día a día, acompañando grandes y pequeños momentos en los que poder alzar una copa y disfrutar de su esplendor es algo tradicional.

Es por ello que poder entender cómo almacenar el vino en casa resulta una necesidad imperiosa ya que siempre tendrán en su hogar una botella que será parte de sus encuentros, almuerzos o cenas en familia.

+7 Consejos que te permitirán saber cómo almacenar el vino en casa

Escoger una botella de vino puede representar toda una aventura para una persona que se inicia dentro de un amplio mundo lleno de bondades y riquezas en cuanto a sabores y aromas se refiere.

Por lo que saber cómo almacenar el vino en casa puede resultar desconocido completamente.

Es por ello, que traemos algunos consejos que pueden ser de gran utilidad a la hora de llegar a casa con nuestra botella de vino favorita la cual queremos almacenar por un tiempo ya que formará parte de un momento especial.

Posición de la botella de vino

Si tenemos en casa algunas botellas de vino es importante saber que no todas deben estar en la misma posición.

Por lo que es importante determinar si el vino se consumirá de inmediato, dentro del siguiente mes o si permanecerá almacenado algún tiempo.

En el caso de los vinos que se consumirán de inmediato o dentro del primer mes, el caldo puede guardarse en posición vertical.

Pero si el vino no se va a consumir de inmediato debe estar en contacto con el corcho, por lo que deberá permanecer en posición horizontal y lo mejor será conseguir una superficie plana y colocar las botellas en fila, tumbadas.

Es importante mantener el corcho de la botella hidratado por lo que colocar el vino en posición horizontal evita que este se seque y pueda haber entrada de aire que dañe el vino.

En el caso de los vinos espumosos lo ideal es mantener las botellas en posición vertical, de esta forma la presencia de gas carbónico permite que el tapón mantenga el nivel de humedad idóneo, por lo que mantenerlas en posición vertical favorece en la conservación del carbónico en ellas.

Temperatura de almacenamiento

Aquí tenemos una de las grandes interrogantes que siempre surgen sobre cómo almacenar el vino en casa, y es que la temperatura de almacenamiento resulta de gran importancia para quienes desean tener en la comodidad del hogar un par de botellas de vino.

Lo ideal es que el vino se encuentre en un lugar cuya temperatura constante oscile entre los 12ºC y 16ºC.

Lo más recomendable es alejar las botellas de la cocina y ubicarlas en lugares frescos donde no haya variaciones fuertes de temperatura.

Si el vino no se conserva dentro de las temperaturas adecuadas puede sufrir alteraciones organolépticas que transformarán por completo el caldo convirtiéndolo en algo desagradable.

Además, los cambios bruscos de temperatura pueden producir variaciones en el diámetro del cuello de la botella, debido a la contracción o dilatación del vidrio.

Pero no solo puede afectar la botella, también puede producir variaciones en el volumen del vino que terminen provocando pérdidas de líquido a través del corcho dando pie a una oxigenación prematura que no deseamos tener bajo ningún motivo.

Controlar la humedad de ambiente

Saber que es importante controlar la humedad del ambiente donde se mantendrán almacenadas nuestras botellas de vino es tan importante como conocer la temperatura del lugar donde permanecerán guardadas.

Es por ello que el lugar elegido deba ser fresco y la humedad relativa deba estar entre el 70% y el 80% para que de esta forma el corcho no se seque ya que entonces este tendería a encogerse, permitiendo así la entrada de aire en la botella favoreciendo una oxidación prematura del vino.

Pero si el corcho está demasiado húmedo, aparecerían mohos y hongos que pueden estropear el vino, por lo que controlar la temperatura es totalmente necesario.

Nada mejor que usar un termómetro y un higrómetro junto a las botellas, así observaremos que todo está bajo control y que el vino no está experimentando grandes cambios.

Evitar la exposición del vino a la luz directa

La exposición del vino a la luz directa bien sea natural o solar puede acelerar la degradación del caldo, por lo que es de vital importancia que el sitio en el que almacenaremos las botellas sea oscuro.

La incidencia de la luz sobre las botellas puede desencadenar reacciones químicas como la oxidación del vino, y por consiguiente la pérdida de calidad del mismo y es que además la luz puede afectar negativamente al vino a través de la foto degradación de la riboflavina presente en él.

Las botellas oscuras permiten proteger el líquido de los rayos UV, razón por la cual la mayoría de los vinos están dentro de vidrios muy oscuros o verdes.

Aislamiento de olores fuertes y vibraciones

Este es otro punto de importancia si queremos almacenar el vino en casa y es que si la botella entra en contacto con olores fuertes podemos alterar considerablemente el sabor y aroma del caldo.

Además, se hace totalmente necesario alejarlo de cualquier tipo de vibración externa que de igual forma pueda alterar el líquido dentro de la botella.

Por lo que almacenarlo en la cocina no es lo más recomendable en el caso del vino, extractores de humo, lavavajillas, licuadoras, lavadoras pueden afectar nuestro caldo.

Tiempos de conservación del vino

No todos los vinos que podemos adquirir es bueno dejarlos almacenados durante mucho tiempo.

Es decir, no todos mejorarán con el paso del tiempo y es que hay vinos que son para consumirlos en un tiempo determinado, para ello es necesario tener presente algunos puntos.

Es que existen vinos jóvenes, crianza, reserva y gran reserva que difieren en cuanto a su tiempo de guarda por lo que conocer la edad del vino, su añada, el lugar de procedencia, el tipo de uva con el que se elaboró, el tiempo y tipo de crianza y el lugar donde han estado almacenadas las botellas es importante.

Un vino joven es mejor consumirlo dentro del mismo año en que se cosechó, mientras que un vino de crianza puede ser consumido dentro de los siguientes 5 años de su elaboración.

En el caso de los reserva o grandes reservas, pueden almacenarse sin problema durante unos 10 o 15 años aproximadamente.

Conservación de la botella de vino después de abierta

Puede que descorchemos una botella de vino y no la bebamos completamente, entonces surge la duda de cómo conservarla, en este caso lo ideal es almacenarlo en el refrigerador con un tapón de que evite el contacto con el aire y, por lo tanto, su oxidación.

Los vinos jóvenes toleran mejor el contacto con el aire que los viejos, en el caso de los blancos y rosados suelen ser especialmente sensibles.

Por lo que, si no se mantiene el vacío dentro de la botella, el vino se estropeará en cuestión de horas, pero si están bien cerrados podrán conservarse durante varios días.

Siguiendo estos consejos de cómo almacenar el vino en casa, podrás comprar tu vino favorito y mantenerlo en el hogar para disfrutarlo en cualquier momento sin miedo a que pueda dañarse.

Solo es necesario tener cuidado en la forma como se conservará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.