Saltar al contenido
Inicio » ¿Cómo escoger un buen vino? ¡Tips para principiantes!

¿Cómo escoger un buen vino? ¡Tips para principiantes!

¿Te gustaría saber cómo escoger un buen vino sin ser un experto? Puede que seas un amateur en el basto mundo del vino, y que no sepas mucho sobre como diferenciar un buen vino de otro.

Sin embargo cada botella tiene pistas que nos permiten descifrar esta interrogante sin darnos mala vida.

Conocer algunos tips de cómo escoger un buen vino nos permitirá adquirir una botella de calidad sin necesidad de hacer un curso especializado ni nada por el estilo, y es que poder tener en casa un delicioso caldo para compartir resulta una opción perfecta a la hora de disfrutar.

A todos los que les gusta esta bebida derivada de las uvas, saber cómo escoger un buen vino resulta un punto de interés y es que todos buscan tener lo mejor de lo mejor en casa para disfrutar de una ocasión especial.

¿Cómo escoger un buen vino?

Tal vez alguna vez ha surgido la pregunta de cómo escoger un buen vino cuando vamos a comprar una botella o incluso cuando nos sentamos en un restaurant y nos descorchan un caldo y nos dan aprobar para darle el visto bueno.

Pero resulta que no sabemos realmente si estamos frente a un vino bueno o un vino malo, sin embargo existen algunos tips, claves o pasos que nos permiten reconocer cuando estamos frente a un buen caldo y cuando no.

Lo más importante de aprender a reconocer un buen vino sobre todos los demás es que de esta forma nos aseguramos una velada exitosa llena de calidad y sabor.

Determinar cómo escoger un buen vino es sinónimo de triunfo seguro, es una forma de no fracasar en el intento por llevar a casa una botella con un caldo que termine dejándonos un mal sabor de boca.

+9 Tips para escoger un buen vino

Si prestamos atención a ciertos rasgos presentes en la botella de cualquier vino podemos darle respuesta a la duda que puede surgir de ¿cómo escoger un buen vino?

Es que siendo un amateur podemos develar una interrogante que nos puede llevar a triunfar o fracasar en el intento.

Conoce que tipo de vino prefieres

En el mercado podemos encontrar una amplia gama de tipos de vinos diferentes para complacer cualquier paladar, por lo que lo primero que debemos aprender a identificar es cual nos gusta más, si es tinto, blanco, rosado o espumoso.

Una vez definido qué tipo de vino preferimos viene el momento de descifrar si nos gustan afrutados, florales, jóvenes, con crianza, robustos, con cuerpo o más bien nos gustan los caldos más suaves y aterciopelados.

De esta forma dirigiremos nuestra búsqueda de forma más precisa ya que sabemos que lo que nos gusta es un tipo determinado y contribuye a ser más específicos.

Determina la ocasión en la que disfrutarás el vino

Cada ocasión es diferente, y cada vino es distinto, por lo que determinar en qué momento queremos disfrutar del caldo resulta importante.

Ya que si se trata de una época cálida lo mejor será acompañarnos de un vino fresco y agradable como blanco, rosado o espumo, mientras que si se trata de un tiempo más frío lo mejor será acompañarlo de un buen tinto.

Este punto es tan importante que incluso repercute al momento de acompañar las comidas, no podemos maridar nuestro vino de forma adecuada si no somos conscientes de lo que estamos haciendo ya que si acompañamos un plato con el vino equivocado podemos alterar el sabor de la comida y del propio caldo.

Cada plato tiene su acompañante por lo que es indispensable buscar un poco de información antes de decidir que queremos hacer y con qué lo vamos a disfrutar.

Investigue la cosecha del vino

Aunque parezca un poco extraño saber de qué cosecha es el caldo es una forma de escoger un buen vino, las condiciones climáticas son diferentes durante las diversas estaciones que tiene un año.

Veranos que comienzan antes de lo esperado o inviernos muy fríos pueden alterar la calidad de la cosecha.

Por lo que investigar un poco antes de escoger un vino de un determinado país o una marca específica puede darnos luz de si estamos ante una elección correcta.

No te dejes llevar por el precio del vino

Calidad no significa que el vino tenga que ser costoso, existen vinos de muy buena calidad a precios muy bajos, por lo que el precio no es lo más decisivo.

Por supuesto lo mejor es tener un presupuesto previsto para adquirir la botella pero no es algo que debe dar el punto y aparte.

Conocer nuestros gustos es una forma de saber hasta cuanto estamos dispuestos a pagar por una botella de vino de calidad.

La forma que presenta la botella de vino

Uno de los puntos de importancia que tiene el vino es justamente la forma de la botella, y es que el grosor que presenta la misma es un indicador de calidad.

Una botella con hombros o sin hombros pero elaborada con vidrio grueso permite que el caldo se mantenga con todas sus cualidades organolépticas.

Verificar la etiqueta y la contraetiqueta

La etiqueta del vino es como su carta de presentación, en ella encontramos detalles muy importantes sobre su elaboración, región de producción, clima, uvas utilizadas, y otros datos de interés que nos pueden llevar a escoger un buen vino.

Si es un vino europeo la etiqueta nos revelará si pertenece a una Denominación de Origen y la zona de origen del caldo, lo que lo hará distinguir sin ningún tipo de dudas sobre los demás.

Además es importante conocer su contenido alcohólico y es ahí donde lo podemos verificar.

Observar el corcho

Aunque parezca extraño el tamaño del corcho nos puede revelar ciertos detalles importantes, si el corcho es largo significa que estamos ante un vino que mejorará con la edad, ya que está diseñado para mantenerse en reserva durante un largo tiempo.

Verificar el contenido alcohólico del vino

El contenido alcohólico del vino nos puede dar respuesta a nuestra interrogante de ¿Cómo escoger un buen vino? y es que el grado de alcohol en un vino determina su cuerpo, por lo que puede ser ligero o con cuerpo.

Un vino con un contenido de hasta un 10,5% de contenido alcohólico nos indica que su cuerpo es ligero, mientras que si buscamos uno que esté entre 10,5% y 12,5% se trata de un cuerpo medio y si pasa los 12,5% es un vino con cuerpo.

Todo dependerá del gusto independientemente de la persona que busca el vino, ya que puede que le gusten los vinos ligeros o los vinos con más cuerpo.

Probar el vino

Esto es muy importante, probar el vino nos llevará a descifrar si nos gusta o no, puede que pensemos que nos puede gustar un determinado caldo pero al entrar en contacto con el paladar nos resulta muy suave, o por el contrario muy fuerte.

Además llenar una copa con el caldo y poder apreciar su sabor, olor o imperfecciones nos permite darnos cuenta de si estamos frente a un buen vino o uno de mala calidad.

Saber cómo escoger un buen vino nos dejará disfrutar del esplendor de una botella con un caldo exquisito, suave o no, en un momento cualquiera que querramos acompañar.

Es que el vino se caracteriza por ser una bebida deliciosa capaz de hacer delirar a miles de paladares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.