Saltar al contenido
Inicio » ¿Cómo enfriar un vino rápidamente? En 4 simples pasos

¿Cómo enfriar un vino rápidamente? En 4 simples pasos

¿Te gustaría saber cómo enfriar un vino? Existen muchos países en los que el vino es parte de su día a día, por lo que resulta de los más normal ver siempre en el almuerzo o cena una botella acompañando la velada, pero ¿Qué pasa si olvidamos enfriarlo?, no es necesario entrar en pánico.

Hoy en día existen diferentes formas que permiten darle respuesta a la interrogante ¿Cómo enfriar un vino?, sin necesidad de correr y pasar un mal momento podemos enfriar nuestra botella preferida de ese delicioso caldo tito, rosado, blanco o espumoso.

Es importante tener presente que cada vino tiene una temperatura ideal de servicio, la cual le permite expresarse abiertamente y demostrar su esplendor, por lo que debemos tener en cuenta este factor de gran relevancia.

¿Cómo enfriar un vino?

Conocer la temperatura en la que se sirve el vino tiene un impacto directo en su sabor, su estructura y su aroma, por lo que resulta de vital importancia conocer la temperatura de servicio de cada tipo de vino.

Un vino blanco ligero tiene una temperatura ideal muy diferente a la de una botella de vino tinto y es que ambos presentan cuerpos y estilos muy diferentes, por lo que no se deben enfriar a la misma temperatura.

Saber cómo enfriar un vino determinado puede hacer nuestra vida mucho más sencilla, y es que según sea el caso cada estilo merece un trato diferente por lo que debemos tener en cuenta que tipo de vino tomaremos.

Los vinos blancos jóvenes secos y los vinos rosados se deben servir a una temperatura de entre 8°C y 10 grados, blancos fermentados en barricas entre los 12°C, mientras que los vinos generosos, como el Jerez se sirven a 11°C.

En el caso de los vinos tintos su temperatura de servicio es mucho mayor, ellos deben disfrutarse entre los 15°C y los 18°C, mientras que los tintos jóvenes se suelen servir a una temperatura que oscile entre los 9°C.

Lo ideal para enfriar una botella de vino es según sea el caso y el tipo elegido enfriarla sin correr, para ello podemos utilizar una nevera o simplemente colocarlas en un lugar seco a una temperatura ideal, lo que permitirá que cada botella tome su temperatura poco a poco.

+4 Maneras de Cómo enfriar una botella de vino rápido

No siempre tenemos nuestra botella de vino a la temperatura de servicio ideal, por lo que podemos ponernos en una situación embarazosa, sin embargo, no debemos perder la cabeza ya que hoy en día existen algunos pasos que nos permiten tener en poco tiempo nuestra botella de vino a la temperatura ideal.

Y es que resulta importante saber cómo enfriar una botella de vino rápido y disfrutar de su compañía en todo su esplendor.

Agua, hielo y sal

Se trata de una forma muy fácil y práctica de cómo enfriar una botella de vino rápido, solo debemos tomar una cubitera y llenarla de agua helada y sal, o simplemente colocar dentro de un recipiente amplio suficiente hielo, agua fría y una cucharada sopera de sal.

Al agregarle la sal obtendremos una reducción en la temperatura de congelación del agua que permitirá que la botella de vino se enfríe mucho más rápido.

Esta mezcla de sal y agua absorbe el calor de la botella, por lo que el frío del hielo se transmite más rápido al vino y en solo cinco minutos tendremos una botella fría lista para ser descorchada y servida en la copa.

Refrigerador

Siempre y cuando mantengas tus botellas de vino a temperatura ambiente puedes recurrir a colocarlas a enfriar por espacio de 15 minutos dentro de un refrigerador, verás cómo tu vino blanco, rosado o hasta tinto pronto toma la temperatura de servicio ideal.

Pero si quieres resultados más óptimos para esos vinos tintos de gran cuerpo, entonces deberás colocar la botella dentro del refrigerador por espacio de al menos 40 minutos, tiempo suficiente para conseguir que la botella tome su temperatura ideal para permitirle expresarse ampliamente.

Envolver la botella de vino en una toalla húmeda

Otro método que puede sacarnos de apuro y nos da respuesta a como enfriar una botella de vino rápidamente es con una toalla húmeda, para ello deberás envolver la botella con ella y meterla en el congelador por espacio de unos 10 a 15 minutos, tiempo que permitirá que la botella se enfríe.

Pero, como se trata de un método directo al congelador debemos tener mucho cuidado al momento de retirar la toalla húmeda, ya que esta estará pegada al vidrio y si no se tiene mucho cuidado podemos romper y dañar la botella, además es importante tener presente que jamás se debe colocar la botella de vino directo al congelador.

Una botella de vino que se sirve a temperaturas entre los 8°C y los 12°C pueden permanecer en la nevera por espacio de 40 minutos para tener su temperatura de servicio ideal, mientras que un vino tinto dependiendo de su crianza necesitará más tiempo para conseguir su temperatura ideal.

Enfriadores de botella

Hoy en día existen enfriadores de botella que permiten conseguir la temperatura de servicio de nuestra botella de vino de manera segura y pronta, y es que en actualmente en el mercado hay ya enfriadores de todo tipo, incluso los que permiten regular el nivel de temperatura, lo que resulta muy conveniente dado que cada tipo de vino requiere de una temperatura diferente.

Utilizar el enfriador es muy sencillo, solo debemos meterlo en el enfriador o en el congelador para que tome la temperatura adecuada. Cuando ya tiene la temperatura ideal, solo debemos sacarlo e introducirlo en la botella, lo que permitirá que en solo cinco minutos tengamos el vino frío listo para servir y disfrutar.

Los enfriadores de botella resultan ser opciones muy útiles a la hora de darle solución a la interrogante de cómo enfriar un vino ya que en poco tiempo nos da el resultado ideal que nos permite disfrutar al máximo el momento.

¿Qué pasa si se congela el vino?

Si se congela el vino podemos alterar las cualidades organolépticas del mismo, y es que muchos de sus componentes naturales cambian su estructura química.

Uno de esos componentes es los tartratos, los cuales al congelarse y descongelarse se unen y caen al fondo de la botella en forma de depósito, que puede ser removido al decantar el vino.

Por otro lado, si el vino es relativamente fácil de beber, se notará poco un cambio generado por su congelación, pero, si se trata de un vino más destacado y de calidad, el proceso de congelamiento y descongelamiento consigue alterar tanto su equilibrio como su armonía.

Es por ello que no se recomienda congelar el vino ´para su fácil enfriado ya que se altera su composición química y no es lo que en principio se quiere.

En caso de que por error hayas metido tu vino en el congelador y hayas olvidado sacarlo lo ideal es pasarlo al refrigerador y esperar por unas cuantas horas que el vino comience a descongelarse por sí solo y tome su temperatura ideal.

Luego podrás dejarlo a temperatura ambiente y disfrutarlo, aunque puede que haya sufrido algún cambio también puede que no se pueda notar con facilidad permitiendo que disfrutemos de su calidad y sabor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.